La brújula del camaleón

El blog de Lua Soleil – cultura, viajes, fotografía, cine y literatura

Hacia Argentina 20 de febrero de 2009

Filed under: Crónicas,Cuaderno de viaje,viajes — Marga Lua Soleil @ 19:22
Tags: , , , ,

CUADERNO DE VIAJE – Cruzando los Andes

Por esas casualidades de la vida, de repente resurgió la maldad intrínseca de las cosas y tuve varias desgracias en una semana: mi tía se puso enferma y no pude viajar a Brasil como tenía planeado, se me rompió el ordenador y me caducó la visa.  Todo un panorama…

Incomunicada con el resto del mundo, anclada en Santiago, pero a la vez obligada a marcharme porque si no el Estado iba a echarme de una patada en el trasero, agarré una bolsa con lo básico y decidí de sopetón pirarme a la Argentina. (De ahí q haya dejado de escribir las crónicas del otro viaje de sopetón).

Así de fácil son a veces las cosas, ¿no? Hasta me vinieron bien las contrariedades. Tenía dudas entre ir a Mendoza, casi en línea recta desde Santiago o bajar hasta Bariloche, en la Patagonia. Y con todo el sentido, pensé que Mendoza siempre estaría lo suficientemente cerca como para visitarla un fin de semana, pero Bariloche no. Otro factor fue el calor. Estaba más que harta del de Santiago y sabía que sólo en Bariloche podría descansar de él.

Salí a las 11 de la noche, el 16, y al llegar a la terminal pedí un billete a Valdivia. Quería pasar un día por la capital de la Región de los Ríos para no hacer todo el viaje de una a Bariloche. ¿Sorpresa? No quedaban pasajes… “¿Y a Osorno?” pregunté (Osorno está muy al sur, casi en línea recta con Bariloche). Tampoco… “Bueno, ¿y a Temuco?” (Mucho más al norte, pero sólo a 4 horas de Valdivia). Lo único que sabí aes que ya no me volvía a casa. Y ¡sí! Encontré billete a Temuco, pasé la noche dormitando en el bus y llegué a las 8 a.m a Temuco. Esperé una hora y salí hacia Valdivia.

Por 9 euros (11 US$) pasé la noche en un albergue y quise encontrar  un pasaje a Bariloche para el día siguiente. Pero me dijeron que estaba todo agotado y que era muy difícil encontrar, ¡¡que había turistas que habían tenido que quedarse una semana en Valdivia porque no habían encontrado billetes antes!! No me conformé con la idea y me fui para la terminal.

Allí me dijeron casi en confidencia que quedaban muy pocos lugares pero que había un bus que salía desde Osorno, no había director desde Valdivia. ¡Bueno! Áhora sólo tenía que irme a Osorno al día siguente, esperar allí dos horas y después atravesar los Andes. ¡Magnífico! Sólo esperaba que no me detuvieran en la frontera por llegar con el visado medio caduco…

Día 19 – Por fin iba a salir de Chile. A decir verdad me estaba aburriendo en Valdivia yo sola, a pesar de que es un ciudad que me gusta mucho, y además me estaba poniendo nerviosa porque tenía que salir cuanto antes… Pero ya estaba en ruta. Iban a ser casi 6 horas pensé que no muy divertidas… pero el camino me encantó. El paso de la frontera es más que un trámite, más que algo inevitable, es un espectáculo. Los Andes se presentan antes tus ojos en todo su esplendor, con bosques verdes y altos riscos.

En la forntera chilena hacía frío, bajamos, me sellaron el pasaporte y listo. En 48 horas, si quería, podría volver a entrar sin problema. Uuufff… Genial. Pasamos al lado argentino, hacía más frío aún, pero después vi unos paisajes de quitar el hipo. Lagos, montañas, bosque… En este lado el cielo no estaba tan nublado… y pronto hizo hasta sol… Y así hasta que llegué a Bariloche, por fin, entre las 8 y media y las 9 pm. Buscando albergue…

Frontera andina Chile/Argentina
Frontera andina Chile/Argentina
Anuncios
 

¿Recorremos Chile? 1 de febrero de 2009

CUADERNO DE VIAJE – “Nos vamos” – 13 de septiembre de 2008

Hasta ahora os he hablado de Santiago de Chile y de la forma de ser de los chilenos, y me propongo seguir haciéndolo, pero creo que es hora de que salgamos un rato de la capital.

¿Os apetece dar un paseo? Me propongo mostraros Chile y sus maravillas. Desde lo más al norte que he llegado hasta lo más al sur.

¿Os subís a mi mochila? Pues agarraos porque nos vamos.

Nuestro viaje comienza el septiembre pasado, a bordo de un microbús (o buseta) blanco.  Mis amigos y yo nos habíamos propuesto viajar al norte y conocer el desierto más seco del planeta, el desierto de Atacama, durante las Fiestas Patrias chilenas. En nuestro recorrido visitaríamos 3 de las 15 regiones en que se divide el país: la IV Región de Coquimbo, la III Región de Atacama y la II Región de Antofagasta.

Empezamos subiendo hasta la IV Región. Íbamos rumbo a un pueblito llamado Pichidangui, cuyo nombre en mapudungún significa “balsa pequeña”.

 

Pichidangui

Costa de Pichidangui con el pueblo al fondo

Pichidangui es un pueblito costero muy, muy pequeño, sin demasiado atractivo de no ser por su curiosa iglesia empotrada en la roca de la costa y por una inesperada playa en la que se pueden dar paseos a caballo.

El día que llegamos, la iglesia estaba cerrada, pero a través de una ventanita rectangular pude espiar y ver el interior.Estaba toda hecha de madera y el altar estaba repleto de plantas. La encontré muy exótica.

Iglesia de Pichidangui

Iglesia de Pichidangui

Interior de la Iglesia de Pichidangui

Iglesia de Pichidangui

  Allí comimos, en un pequeño restarurante junto a la costa. Allí uno podía pedir mariscos de la zona o las típicas empanadas chilenas. Yo me decanté por estas últimas y pedí una de marisco mientras que mis amigos optaron por unas cazuelas de almejas y otros bivalvos.

Como digo, pocas cosas más había para ver en Pichidangui: unas cuantas artesanías y una playa, eso sí, muy bonita, donde la arena hacía reflejos dorados. A parte de eso, hay pocas casas, poca gente, un único y diminuto súper mercado (si es que se le puede llamar así) y dos bares.  Aunque en las vacaciones tengo entendido que llega gente a veranear, me pareció un sitio curioso pero no muy entretenido. Una tarde estuvo bien.

Playa de Pichidangui

Playa de Pichidangui

 

Mirando al horizonte

Yo sobre las rocas de la costa de Pichidangui

Después de eso, volvimos a meternos en la buseta,  lo cual agradecimos ya que el viento de la costa empezaba a ser cada vez más frío y seguimos rumbo a La Serena.

La Serena es la capital de la IV Región de Coquimbo. Llegamos allí de noche y sólo la vi entonces, ya que por la mañana temprano salimos de viaje otra vez, pero su arquitectura antigua me pareció muy bonita, con sus iglesias de piedra. Esa parte, a esas horas, es bastante silenciosa, pero según uno se va acercando al puerto va encontrando restaurantes, bullicio y mucha actividad nocturna.

Mapa de la IV Región de Coquimbo

Mapa de la IV Región de Coquimbo

La Serena es un destino de vacaciones en los meses de verano (enero y febrero) para los chilenos, que llegan atraídos por el encanto de esta capital, sus playas y sus alrededores.

Yo viajaba con una agencia, pero los viajeros independientes podéis encontrar hostales muy baratos (7.ooo $ chilenos/ noche = 8,8 € = 11$). En Internet se encuentran muy fácilmente buscando “hostales” y la ciudad en la que quieres hacer noche.

En cuanto a las agencias, también las hay buenas y baratas en Santiago, que ofrecen viajes asequibles desde la capital (al norte y al sur) para jóvenes y no tan jóvenes mochileros.

Nos vemos en la siguiente crónica, recorriendo Chile.

 

 
A %d blogueros les gusta esto: