La brújula del camaleón

El blog de Lua Soleil – cultura, viajes, fotografía, cine y literatura

Con la mochila al hombro me voy a… Costa Rica 21 de febrero de 2008

Mapa de costa rica

Mapa de Costa Rica, cc Reservasdecoches.com en Flickr

Esta vez, las agujas del destino me han llevado de vuelta a mi querida América y, en concreto, a Costa Rica.

Realmente uno nunca sabe dónde estará en uno o dos años, pero cuando aquél grupo de compañeros elegimos, allá en el Uruguay (en 2005), Costa Rica como sede para encontrarnos de nuevo en América, supe que no podría faltar. Y me vi allí. Me vi compartiendo suelo (la mejor cama) una vez más con mis colegas de aventuras, pateándome la geografía con mi mochila a la espalda, compartiendo por unas semanas la vida cotidiana de las gentes de otras tierras.

El 26 de diciembre, hace escasamente dos meses, mi mochila y yo aterrizamos en el aeropuerto de San José de Costa Rica, donde la temperatura era amable y el paisaje te llenaba el corazón de vida. En ese momento tuve la certeza de que mis días allí serían inolvidables. Las montañas, de un verde intenso, rodeaban el hermoso valle que llega hasta los volcanes Poás e Irazú, dos monumentos naturales que, como buenos aventureros, nos atrevimos a remontar.

Pero eso vino más tarde. En ese momento en concreto, nuestros fantásticos anfitriones nos esperaban a la salida del aeropuerto. Se trataba de los miembros de Kabékwak (o lo que es lo mismo, la asociación costarricense de expedicionarios de Ruta Quetzal), entre los que se encontraban nuestros «jefes»: el siempre ocupado y trabajador Arturo y la diligente Anouk y también la que sería monitora de mi grupo: Paloma, también conocida como «la monitora de pelo rojo», pues ése era el eléctrico color que lucía su cabello. Ellos anotaron a los que habíamos llegado y nos montaron en un taxi que, por un dólar cada uno, nos llevaría a los 9 que hicimos grupo hasta el sitio que habían preparado para que los aventureros pasáramos la primera noche.

En el primer intento, el taxista nos llevó a un centro de beneficencia en el que salió un propio a preguntarnos a qué se debía la visita. En fin, tras las risas por la equivocación (pues, evidentemente, aquél no era nuestro sitio), pusimos rumbo al club deportivo en el que encontraríamos una cómoda pista de césped artificial para dormir. Fue allí donde pude reencontrarme con viejos amigos y donde conocí a uno de esos personajes entrañables que nunca olvidaré: Gabi, una argentina dulce y dicharachera que al principio se resistió a dejar que la grabara con mi cámara pero que poco después corría a ponerse delante del objetivo para contarme, con su acento acaramelado, todo lo que veían sus ojos. Como ella misma dijo una vez, esa niña era «puro amor«, a pesar de que, como siempre le recordaba la voz de su conciencia (es decir, Saris, una muchacha peruana de ojos chocolate y una gran amiga), nunca supiera dónde nos encontrábamos.

Realmente no sé si dentro de unos años adivinaré a dónde fui o no, porque la primera vez que me dijo a cámara por dónde andábamos soltó que aquello era «El Salvador de Costa Rica«… Momento en el cual todos nos quedamos en blanco, dándole vueltas al asunto con extrañeza, hasta que ella misma dio el grito de alarma: «¡¡Noooo, dije El Salvador!! ¡¡Dije El Salvador!!»

Tengo buenos recuerdos de aquel día. Era el segundo que pasábamos ya en el país y nos fuimos a patear los alrededores en San Antonio de Belén, en el cantón de Belén de la provincia de Heredia.

img_1420.jpg

(Mis amigos Manu y Gabi conmigo en Heredia, haciendo un fingido autostop)

San Antonio de Belén era un pueblo pequeño pero con bastante tráfico, un lugar de casas bajas y con una iglesia de color rosa palo. Fue el primer lugar donde tuve contacto con el gran pueblo tico (costarricense). Hablamos con los viejos a la puerta de la iglesia, cuatro hombres de piel morena y cuarteada que nos preguntaron de dónde éramos, nos dieron la bienvenida y nos explicaron un poco cómo era la vida allí: Costa Rica, un país tranquilo y pacífico, sin ejército, al que cruzan muchos emigrantes nicaraguenses para trabajar en épocas de cosecha. También fue el lugar en el que compré dos adaptadores, pues al llegar al país pude comprobar que mis enchufes europeos no podrían meter sus patas redondas en los tomacorrientes ticos, que son para patas planas y un voltaje de 120V.

No nos costó mucho encontrar la tienda adecuada porque, como allí todo el mundo se conocía, podías perfectamente entrar a una tienda de fruta y preguntar allí, que ellos te enviaban al sitio preciso y además te decían que dijeras a los tenderos del otro lado que ibas de su parte. Así conseguí mis nuevos enchufes que harían que mis aparatos eléctricos se cargaran a velocidad de hormiga pero, al menos, vivieran. 😉

Ese día todavía faltaba por llegar la mitad de los ruteros que constituiría, junto con los que ya estábamos, el V Encuentro Latinoamericano de Ruteros (si aún no sabes qué es la Ruta Quetzal, puedes informarte aquí). La espera se hizo larga pero pronto quedó completa la que sería nuestra familia en los 15 días siguientes, una familia compuesta por miembros de 32 países diferentes.

Nos mudamos de alojamiento a un polideportivo dependiente de la Universidad Metodista en San Pedro Montes de Oca, un cantón de la provincia de San José, al este de la capital. De aquel sitio recuerdo el frío que pasaba por las noches, ya que en el techo había una rendija que dejaba pasar tanto la luz como el viento nocturno (lleno de humedad), y las gélidas, gélidas duchas cuya agua te cortaba la respiración. Aún oigo los gritos de Gabi cuando el primer chorro le cayó justo en la coronilla. Lo gracioso fue que la chica que se había duchado antes que ella había estado gritando igual y ella había estado fuera diciéndole con una sonrisa y cara despreocupada «pero ¿por qué gritás? No hase falta que grités, ¿no ves que todo es psicológico? Tu mente te está engañando, no está tan fría… Es todo psicológico.» Así que todas le dijimos a Gabi lo mismo minutos más tarde muertas de risa, aunque creo que temblaba tanto que ni nos escuchó la broma.

Bueno, y con esto y un bizcocho (un tres leches para ser exactos)os dejo hasta la siguiente crónica tica.

Besiticos, aventureros.

Tres Leches. From Animal.

 

 
A %d blogueros les gusta esto: