La brújula del camaleón

El blog de Lua Soleil – cultura, viajes, fotografía, cine y literatura

Cuaderno de viaje – Tomando contacto 10 de noviembre de 2008

Filed under: Chile,Chilenadas,Cuaderno de viaje,Culturas,viajes — Marga Lua Soleil @ 00:29
Tags: , , ,

LOS COLECTIVOS -julio 2008

Después de varios años de conocer a gente de Latinoamérica yo tenía bastante claro que un colectivo era un autobús… Lo que no sabía es que los chilenos pensaban de otra manera y que iban a seguir sorprendiéndome con cada paso que diera.

Bien, me enteré de la gran diferencia entre mi idea de colectivo y la de los chilenos cuando la amiga en casa de la cual me estaba quedando hasta encontrar casa propia me dijo que tomaríamos uno para llegar hasta la estación de metro más cercana (ella vivía en la precordillera. Para que nos entendamos, muy lejos del centro de Santiago, en lo que podríamos denominar un barrio residencial alto. Por eso el camino hacia Santiago centro era muy largo). Íbamos caminando frente a la imponente cordillera repleta de nieve cuando veo torcer la esquina a un taxi negro con un cartelito sobre el techo. Mi amiga levantó la mano y yo le pregunté: “¿Es que vamos a ir en taxi? Pensé que íbamos a coger un colectivo”. Ella se giró y me miró, muy seria: “Claro, ése es el colectivo…” “¿Éseee??”

¿¿EIN??? E fin, si ella lo decía, era mejor no discutir. Otra cosa quizá no, pero los chilenos siempre tienen razón…  Así que me subí medio confundida, medio curiosa y

Peñalolén, comuna de Santiago situada en la Precordillera

Peñalolén, comuna de Santiago situada en la Precordillera

me quedé callada, pensando. Entonces, ¿los chilenos llamaban colectivos a los taxis?? A lo mejor era porque como los usaba mucha gente pues no eran “privados”, sino colectivos, por esa razón (je,je, que  ilusa). Mi amiga, entretanto, abrió su bolso y pagó directamente al conductor… Me extrañó. En España, en los taxis se paga cuando has llegado a tu destino, nunca antes… Entre otras cosas porque no sabes lo que va a marcar el taxímetro. Pero aquí no parecía haberlo. Saqué otra conclusión errónea. Quizá aquí no se usaban los taxímetros (luego descubrí que poco, pero sí se usan). Pero cuando ya por fin logré darle cierta coherencia a las cosas fue cuando vi que otra persona, en la acera, elevaba la mano. Mi reacción fue creer que el coche iba a pasar de largo… ¡pero se paró! ¡Y la mujer entró al coche y se sentó en el asiento de delante! Pero eso no fue todo. Un trecho más tarde, una mujer con una niña se subió también y se apretujó junto a mi amiga en el asiento de detrás, sentando a la niña en sus rodillas. A mí aquello me recordaba a los anuncios de Malibú (sí, los del famoso “me estás estresaaaandooo”) no por lo pintoresco, pero sí por lo achuchados que íbamos todos. Lo encontré bastante cómico.

Otra cualidad de los chilenos es que se ofenden con mucha facilidad. Así que cuando salí del “colectivo” y, un poco alucinada, le empecé a preguntar cosas a mi amiga, tuve la sensación de que se enfadó (por mi alucine). Le comenté que yo antes pensaba que un colectivo era un bus y me respondió justo después: “No, po. Son como los taxis, sólo que pueden usarlo cuatro personas distintas. Y siguen un recorrido establedido, como los buses. Y según lo lejos que quede la parada a la que quieres ir, hay un precio”. “Qué curioso”. “¿Por qué?” Es que yo no sabía eso”. “¿Nunca te habías subido a un colectivo?” Otra cualidad más de los chilenos, creen que lo que hay en Chile existe en todas partes. “Pues no.., respondí “En España los taxis no se comparten”. “Es que no es un taxi, es un colectivo”. ¿Estaba mosqueada? “Ya…” “Así que en España no hay colectivos? “No”. “En mi opinión son mucho mejores que los taxis porque no contaminan tanto y llevan a mucha más gente”. Cuarta característica chilena: todo lo que se hace en Chile es un ejemplo para la humanidad, ya sea para bien o para mal. Chile es un modelo a seguir o a evitar en cualquier tema que se trate. En fin, también, si pusieran buses, estos contaminarían menos que los colectivos y llevarían a más del doble de gente… ¿Para qué ponerse a justificar algo si nadie lo ha criticado? Bueno, es algo que muchos chilenos suelen hacer. Uno pregunta por qué se hace tal cosa en Chile, por simple curiosidad, y ellos empiezan a justificarse, como si fuera vergonzoso que las cosas se hicieran así… Es extraño porque, igual que tienen un gran orgullo de su país, por otro lado también se lamentan de él. Los españoles siempre se lamentan y ya está, ja,ja. Cero admiración. (Salvo que se trate de españoles en el extranjero. Entonces, en general, nos exaltamos. Paradojas de la vida…)

Ah, aquí está la causa de mi confusión:

colectivo a la argentina

colectivo a la argentina

colectivo a la chilena

colectivo a la chilena

P.D. Por si alguien pudiera sentirse ofendido, quiero aclarar que no son críticas lo que hago acerca de Chile. A mí casi todas sus cualidades me sorprenden, me hacen gracia y mantienen vivo mi amor por este país. Espero que quienes lean esto lo entiendan igual que yo. ¡Saludos!

Anuncios
 

Cuaderno de viaje: El dilema 9 de noviembre de 2008

Filed under: Chile,Chilenadas,Cuaderno de viaje,viajes — Marga Lua Soleil @ 21:55
Tags: , , ,

LA PRIMERA CHILENADA – julio 2008

Una de las primeras cosas que hice al llegar a Santiago fue ir al supermercado. Con el tiempo, me he ido acostumbrando y me he dado cuenta de que soy capaz de nombrar una por una todas (o casi todas) las cadenas de supermercados que hay por aquí, pero por aquel entonces (un entonces no muy lejano aunque así lo parezca) no tenía ni idea de qué tiendas habría ni qué encontraría en ellas. La madre de mi amiga chilena me dijo que una de las cosas que más le gustaban de viajar a otros sitios era entrar en los supermercados y ver qué marcas existían allí y en su país no, o qué productos había que en Chile no.
Realmente, nunca he viajado para mirar lo que hay en los supermercados, pero reconocí que sí tenía cierta gracia. Fue la primera vez que me topé con Soprole (marca de lácteos archiconocida y tipiquísima por estos lares) y Colun (más de lo mismo), sin saber que serían unas de mis más fieles compañeras hasta hoy (y lo que me queda).

Pero , ¿algo que me llamara realmente la atención? La cantidad de botes de manjar (dulce de leche a la

Productos de Soprole

Productos de Soprole

chilena) que había junto a las mantequillas (en España nunca veo el dulce de leche en las estanterías comunes. Está más escondido. Y, si lo veo, sólo hay una marca o dos bastante exquisitas y caras). Aquí la filosofía es distinta: manjar para regalar al mundo. En cajas enormes y por pocos pesos. A engordar se ha dicho (porque además es riquísimo :3).
También me fijé en los vinos. Al venir de un país vinícola, estoy acostumbrada a que la mayoría de las botellas pongan “Rioja” o “Jerez”, y aquí todos los vinos eran chilenos. Pero, ¡cómo no! Si Chile es vinícola también y sus vinos son de las cosas que más los enorgullecen. Y empecé a leer con interés los curiosos nombres de las botellas: Concha y Toro, Casillero del Diablo… uuuuhhh…

Pero lo que me mató de risa fue lo siguiente. Al llegar a la parte de las bebidas*, mi amiga empezó a buscar. “A ver… Coca Cola Zero, Coca Cola Zero…” Y yo: “Pero si la tienes delante…” Me mira y me dice: “No, es que esas no nos sirven”. “¿Por qué?”, pregunté yo. “Es que no son desechables”
-Segundos de intensa actividad cerebral por mi parte- “¿Cómo que no son desechables?” (No encontré nada en mi memoria que me recordara algo parecido en un supermercado español). “Pues que ésas no se pueden botar”** Yo esbocé media sonrisa: “¿Cómo que no? Abres la basura y las tiras”. Mi amiga me miró como si hablara con un extraterrestre: “No, no, ésas hay que devolverlas” “¿A dónde?” “¡A la tienda, po!”***

Anuncio de Coca Cola

Anuncio de Coca Cola

“Para que las vuelvan a usar”. “Sí po”. “Qué asco… ¿¿Y si uno bebe a morro??”, respondí yo bromeando. Mi amiga meneó la cabeza: “¿Es que en tu país no hay eso?” “¿El qué?” “Botellas desechables y retornables, po”. -Momentos de incredulidad- “Eh, ¿qué? A ver, a ver, ¿repite eso?” Y mi amiga: “Botellas desechables y retornables” “Ah… Pues no. ¿Y en qué se diferencian unas de otras?” “Con las desechables tú compras la botella y con las retornables no” “O sea, que te llevas la Coca Cola gratis” xD “¡No, po!”, respondió mi amiga, “Gratis, no. Tú pagai la bebida y una parte del envase y luego te devuelven la plata cuando regresas la botella” – Yo cada vez más confundida-: “A ver, a ver… O sea, ¿que si tú devuelves la botella a la tienda te devuelven el dinero? Otra vez te sale gratis” Todo me lo estaba tomando a broma, pero, en serio, ¡es que me parecía muy absurdo! Con lo fácil que es hacer todas las botellas iguales, o sea, poco contaminantes, por si a la gente le da por tirarlas, que no sea tan malo el impacto. Mi amiga con la mirada en el techo: “¡No, no!” Bueno, nos llevó un rato entendernos. Y el resumen de todo es que por la desechable pagas todo el dinero (900 pesos por ejemplo) y te la llevas y cuando la acabas la tiras. Por la retornable pagas todo (los 900) pero cuando devuleves la botella te devuelven 200 pesos (así que en realidad pagas 700). “¿¿Y para qué todo ese rollo???”, pregunté yo con una sonrisa justo después. “Pues para que la gente recicle”, me contestó mi amiga. Ahí comprendí que en Chile no se separan basuras. Por lo menos, no como algo más o menos normal. Para nosotros todas las botellas son iguales, y si tienes conciencia acológica, las reciclas y, sino, desgraciadamente las tiras a la basura.

Aunque yo tenía más dudas “Pero si las dos botellas son iguales…” “No, po, mira: la retornable es más dura que la desechable”, me responde mientras las aprieta para que yo haga lo mismo. -Segundos en los que intento doblegar alguna de las botellas a la presión de mis dedos y en los que nada ocurre- “Pa´mí que son iguales, ¿eh?” “Que no, que no, que ésta es más dura. Tócala” -La toco- “Pero, en serio, ¡que yo la siento igual!” “Que no, que ésta es un poquito más dura que la otra” “Pues será muy, muy poquito…” “Pero es distinta” Y ahí sí que ya me dio la risa floja. Tanto lío para luego hacer dos botellas que son iguales… salvo que una es un pelín más dura que la otra. Qué ganas de complicarse la vida. En fin, comprendo que para ellos quizá funcione bien todo este sistema, pero no deja de ser una manera de comerse la cabeza…

Como diría Obélix: “¡Están locos estos chilenos!” ;]

*En Chile se les llama “bebidas” única y exclusivamente a los refrescos. Nada de agua. El agua no es una bebida aunque se beba. (Chilenadas ;D)
**Para quien no entienda: En América “botar” es “tirar (a la basura)”
***AH! Ya salió el famoso “po”. Palabra insustituible, sin la cual la mayoría de los chilenos no podría vivir ;] y que completa casi todas las frases pronunciadas en este país. “Po” = “pues”, para quien no sepa chilensis.

 

Cuaderno de viaje: Los chilenos no respiran

Filed under: Chile,Chilenadas,Culturas,viajes — Marga Lua Soleil @ 19:49
Tags: , , ,

ESA DIVERTIDA FORMA DE HABLAR – 21 de julio de 2008

Al salir del aeropuerto con un frío que pelaba (¡y yo que venía de los 40 ºC del verano de mi tierra!), yo no podía dejar de mirar por la ventana el cielo gris y la cordillera, que se adivinaba al fondo. Era enorme, mucho más de lo que la recordaba (de mi anterior viaje a Perú).

Mientras, mi amiga y su madre iban preguntándome cosas acerca de mis planes y de la universidad. Era la primera vez en mucho tiempo que escuchaba hablar a dos chilenas en directo y empecé a parpadear mientras me echaba cada vez más para adelante. Lo que cualquier persona no chilena y sin experiencia en el tema habría captado ahí habría sido un chorro de palabras sin espacios y un montón de galimatías que mejor denominaremos “chilenismos”. ¡Era increíble! ¡¡Cómo podía una persona hablar tan rápido!! “Es como si no respiraran”, se me pasó por la cabeza. Me sonreí al recordar que ésta era una de las mayores características de este acento que amé desde que lo escuché por primera vez. Además, estaban todos esos chilenismos, palabros sin los cuales este país no sería ni la mitad de divertido.

Pero nos queda tiempo para descubrirlos. Son tantos y tan variados que no os vais a aburrir.

Más tarde me preguntarían mis compañeros de la universidad: “¿Es que hablamos rápido?” Nooo, sólamente os falta respirar un poco, pero nada más… Je.

Y para que tengáis una muestra de cómo se habla por aquí, este anuncio de Super 8, en el que no se entiende ni jota (a menos que seas chileno, claro ;D) Si alguien lo descifra entero, ¡que lo haga saber!

¡Suerte!

– Hay cosas que sólo entienden los chilenos (comercial de Súper8) –

 

 
A %d blogueros les gusta esto: