La brújula del camaleón

El blog de Lua Soleil – cultura, viajes, fotografía, cine y literatura

Un país para comérselo en TVE 16 de septiembre de 2011

Ayer empezó la nueva temporada del programa «Un país para comérselo» que realiza por segundo año consecutivo TVE. Tengo que reconocer que nunca lo había visto, sobre todo, debido a mi estancia en el extranjero durante todo el año pasado, pero ayer me sorprendió.
Me puse a ver «Cuéntame…», la cual también estrenaba temporada y a la cual di otra oportunidad después de unos tres/cuatro años sin verla. Me hizo gracia, aunque no sé hasta que punto me gustará tanto como antes (pero de todas formas seguiré viéndola por si acaso). Y detrás de ella, venía «Un país para comérselo».
Debido a la vagancia de no querer aún levantarme del sofá, dejé la tele puesta y resultó que me encantó. Sólo con la introducción y la pasión de sus palabras me enganché. Vi que no sólamente es un programa en el que te enseñen: en Córdoba se cocina ésto y en Murcia aquéllo, sino que también tratan temas culturales más allá de la gastronomía, está muy bien llevado y te hace sentir verdaderamente que estás acompañando a los presentadores por donde quiera que vayan.
Éstos, Imanol Arias y Juan Echanove, tienen mucha complicidad entre ellos y son muy carismáticos, lo cual crea un ambiente familiar muy entretenido, en el que te parece estar rodeado de amigos mientras recorres rincones que no conocías de España. Los lugares que visitan son, aparte de los mejores (como era de esperar), muy originales. Te muestran lo típico, lo artesanal, lo más auténtico.
Además, el lenguaje audiovisual está muy bien tratado. Las transiciones entre un lugar y otro son una obra de arte, entre los paisajes, las tomas originales y los poemas que los mismos presentadores van recitando y que te van sumergiendo en esa España tradicional y nuestra, que parece que estemos en ocasiones olvidando debido al trajín del trabajo y de las obligaciones.
En definitiva, me pareció un programa muy bien elaborado en el que, como periodista, verdaderamente me encantaría trabajar y que, como espectadora, me encantará seguir y creo que deberían hacerse más cosas así, con tanta calidad, en lugar de apostar por la tele basura, como hacen muchas otras cadenas.
Aunque sólo sea una bloguera más, les doy la enhorabuena desde esta parcelita de Internet y, de verdad: «Un país…» para recomendar 🙂

Aquí os dejo la web con el vídeo del programa, para los que no lo hayáis visto o queráis repetir.

Juan Echanove, el torero Espartaco e Imanol Arias en Sevilla

Juan Echanove, el torero Espartaco e Imanol Arias en Sevilla

 

Montmartre 13 de marzo de 2011

Hoy hemos ido a pasear a Montmartre para que lo viera un amigo nuestro de Barcelona. El barrio de los pintores, de los artistas en general, el barrio boehmio por excelencia y uno de mis favoritos de París. Como todos los domingos, la vida bullía entre las serpenteantes calles de la montaña, entre los puestos de souvenirs, y las tiendas de arte más o menos original, más o menos para turistas. Estos últimos se paseaban con sus cámaras, pidiendo crêpes en italiano o admirando el barrio en cualquier otro idioma.

Nuestro amigo estaba feliz de poder salir después de que ayer tuviéramos que esperar en casa hasta las 16h a que llegara su maleta, la cual Vueling había perdido dos días antes. Y a uno de los retratistas le ha debido gustar especialmente el brillo de su cara de felicidad porque le ha mirado y le ha dicho que tenía una cara para ser pintada. El señor, de pelo blanco y algo revuelto, estaba apoyado sobre una moto ajena, en una pose que, con esos vaqueros y 20 años menos, habría parecido de chuleta de barrio, pero que ahora resultaba agradable, pintoresca, como sacada de una peli. Era la pose de un hombre bohemio, como el resto del barrio. Y hablaba en francés con acento extranjero, quizá portugués.

El dibujante ha llamado a nuestro amigo y le ha dicho en ese francés particular: «tú, con esa barbeja, tienes cara de ser pintado» y él ha respondido, a pesar de no haber entendido: «pues, ¿por qué no? Venga». Y la verdad es que el resultado nos ha sorprendido. Ha salido un dibujo estupendo.

Sacre coeur, Montmartre

Sacre coeur, Montmartre

 

 
A %d blogueros les gusta esto: