La brújula del camaleón

El blog de Lua Soleil – cultura, viajes, fotografía, cine y literatura

Qué es una API – Miquel Camps en CAMON Madrid 19 de octubre de 2011

Filed under: España,Madrid,web 2.0 — Marga Lua Soleil @ 13:38
Tags: , , , , , , , , ,

Ayer fui a escuchar la conferencia “Potencia tu web con APIS” que el programador Miquel Camps (organizador de betabeers.com) daba en el espacio CAMON de Madrid.

El post de Camps al respecto, donde encontraréis la presentación y ejemplos, os lo dejo aquí.

La charla era, según el folleto de CAMON, para principiantes y yo iba a que me explicaran, para empezar, qué es realmente una API y cómo funciona, cómo se crea una, dónde se usan, etc. Pero de todo esto me faltó mucho. Miquel Camps es, sin duda alguna, una persona  que sabe mucho de lo suyo y, además, muy simpática, pero no entendí casi nada de lo que nos dijo. Tardé toda la hora en comprender más o menos lo que es una API, deduciéndolo de lo que nos contaba. Él tuvo la buena idea de incluir la definición de API que hace la Wikipedia y decir que no la entendía (es la siguiente:

<<Una interfaz de programación de aplicaciones o API (del inglés Application Programming Interface) es el conjunto de funciones y procedimientos (o métodos, en la programación orientada a objetos) que ofrece cierta biblioteca para ser utilizado por otro software como una capa de abstracción. Son usadas generalmente en las bibliotecas (también denominadas comúnmente “librerías”).>>)

Pero después no nos dijo qué era lo que él mismo entendía por API ni cómo se puede definir con palabras más sencillas. Así que intentaré dar una explicación comprensible. Lo que yo pude entender es:

–> Que un API es una aplicación que se crea escribiendo un código. Esa aplicación añadida a una página web, te proporciona un servicio determinado. Por ejemplo: el servicio antispam de wordpress: Akismet (este ejemplo nos lo puso Camps por en medio de la charla). Y lo bueno es que, una vez creada, el programador no tiene que reescribir el mismo código en un montón de webs o páginas diferentes, sino que copia la API y listo, puede añadirla a cualquier página sin mucho trabajo.

Esto entendí yo. Que me bombardeen los programadores y me corrijan si no es así. De hecho, lanzo el reto a quien pueda explicarlo mejor (o explicarlo bien, directamente, si es que estoy equivocada). Yo misma quisiera salir de dudas.

Eso sí, algo que me gustó fue el ejemplo que Camps puso de las cosas que componen una API. Sólo con decir que las comparó con una tortilla de patatas, está todo dicho 🙂  .  Así pues, “si Arguiñano hiciera una…”:

Una API tiene:
– parámetros (que serían el aceite, los huevos, las patatas, etc.),
– método (los pasos de la receta),
– formato (la forma en que la quieres presentar: redonda, cuadrada, poco hecha…),
– y un resultado: ¡la tortilla!

Camps también habló de que existen APIS públicas y privadas. Y de los beneficios e inconvenientes que pueden aportar.

¿Beneficios? Por ejemplo: al creador le aporta más visitas, más clientes y el poder de venderla. Y a la web que las usa: le da más contenido, más permanencia al usuario y más dinero.

¿Inconvenientes? Que nadie te asegura que estén siempre ahí porque pueden desaparecer. Que las que ahora son gratis luego pueden hacerse de pago y que tienes que estar al tanto de los cambios.

Ejemplo de APIS más usadas: Google Maps, con un 40%. Y no me extraña nada porque, quién no recurre a esta herramienta para encontrar cualquier cosa hoy en día.

En fin, en general aprendí, pero me hubiera gustado un poco menos de lenguaje técnico y más comprensión para el pueblo llano, que no somos tan expertos 😉 y, por favor, ¡una explicación de qué era una API!

web de Akismet, api antispam

 

Javier Celaya en el FNAC de Castellana 14 de octubre de 2011

Esta mañana he estado en el FNAC de la Castellana, en Madrid, escuchando a  Javier Celaya hablar de la empresa y la web 2.0. Y me ha interesado muchísimo. Tanto, que tengo que contároslo todo.

Para quien no lo conozca y resumiendo mucho: Celaya es socio-fundador del portal cultural Dosdoce.com y co-Director del Máster de Comunicación Corporativa e Institucional 2.0 de la Universidad de Alcalá de Henares. Y ha venido en un día como hoy a presentar su nuevo libro “La empresa en la web 2.0” y a desvelarnos de sus técnicas Interneteras.

Me ha interesado mucho… lo que ha comentado de que Facebook, a nivel personal, no aporta nada, pero sí lo hace a nivel profesional: el 8% de las personas que visitan su web vienen de su cuenta de Facebook. Aunque también es verdad que él asegura que este público no es de calidad porque pasan tan sólo unos 12 segundos en la página. Por lo tanto, ese 8% visita tu web porque ve un enlace en tu perfil y, una vez lo mira por encima, se marcha. Sin embargo, Twitter aporta un 12% de tráfico y casi siempre de calidad. Los visitantes que llegaron a su web desde Twitter permanecieron 1 minuto y medio en su página. Todo un logro en Internet. Esto evidencia, según él, que en Facebook somos más impulsivos y menos serios y que para comunicar una información más allá de tus fotos del fin de semana, es mejor usar Twitter o LinkedIn.

Interesante.

Otra cosa de la que nos ha advertido… es de que de nada nos sirve tener un perfil y el CV en LinkedIn si no nos adherimos a ningún grupo y si no comentamos en ellos. A las empresas les atrae la gente que crea y participa, no los usuarios pasivos. Así que si eres experto en Marketing 2.0, por ejemplo, apúntate a un grupo de LinkedIn y demuéstralo comentando o creando contenido.

Una frase que me ha cautivado… ha sido la siguiente: “El 80% de nuestros “amiguitos” son bellas durmientes”, refiriéndose a nuestros contactos de Facebook, etc. Es decir, “es gente que en algún momento decidió que les gustábamos lo suficiente como para incluirnos en sus vidas” pero que ahora no comenta ni re-tuitea nada de lo que decimos. Y eso son contactos muertos, por así decirlo. Internet es para conversar y comunicar y con esos contactos la comunicación no fluye. Por lo tanto la conclusión es que es mejor tener pocos contactos pero útiles, con los que la conversación exista, que tener muchos contactos pero que sean “bellos durmientes”.

Lo mejor de Internet es… “que es muy chivato”, según Javier Celaya, porque, si las cosas que tú haces profesionalmente las vas tuiteando o comunicando por Facebook o en tu blog, etc., nunca ningún jefe podrá quitarte el mérito de lo que se te ocurrió a ti. Y las empresas que quieran contratar a quien tuvo la idea genial que funcionó, sabrán que la tuviste tú porque lo tuiteaste, por ejemplo, y porque tus contactos también lo transmitieron y todo el mundo se enteró y sigue siendo comprobable.

A tener en cuenta… Las redes sociales especializadas. Siempre hablamos de las generalistas (como Facebook), pero, si queremos prosperar como empresarios o como particulares, tendremos que especializarnos (o nos “comerán” las grandes redes ya posicionadas, contra las que no podemos competir). Además, en esas redes pequeñas encontraremos a la gente con talento que hace las mismas cosas que nos interesan a nosotros y podremos formar comunidad.

Todo lo que hagas en Twitter, Facebook, etc., … tiene que acabar en tu sitio web. Dirige siempre la atención a tu web. Para Celaya: “Es como las buenas fiestas, que empiezan en los bares (lo que serían las redes sociales) y terminan en tu casa (lo que sería tu web). Porque si no, los clientes (si eres una empresa) tendrán la conversación con facebook y no contigo. Algo que no te conviene porque eso sólo significa ganancias de publicidad para facebook y no siempre para ti.

Si tienes que dejar de hacer tu página web… por falta de dinero o por asuntos personales, no la borres. Según Celaya, si haces eso sólo estarás dejando tu hueco para que otros se aprovechen y llenen tu vacío. Deja siempre tu antiguo sitio o tus perfiles de Facebook o Twitter abiertos y en ellos di que has parado de escribir e indica dónde sigue habiendo información sobre ti o sobre tu producto, ya sea mucha o poca o se trate de un blog personal.

Y por último: Los 5 puntos de Celaya para gestionar tu empresa o perfil en Internet:

1. Analiza tu presencia actual en Internet: quién habla de ti, dónde y cómo.

2. Piensa por qué quieres estar en Internet: vender un producto, promocionarte, comunicar…

3. Averigua cuál de todas las herramientas que tienes a tu disposición en Internet te sirve para hacer lo que quieres.

4. Pasa una semana analizando a tu competencia: ¿Cómo lo hacen ellos? ¿Qué comunican? ¿De qué manera? Y si no encuentras nada que te guste de tu competencia, nada que imitar y superar, salte de tu sector y mira qué hacen otras personas que también se venden a sí mismos o venden cosas parecidas para ver qué estrategias podrías copiar y mejorar.

5. Hazte un perfil en Facebook intentando ser original e innovar. Dale el enfoque que necesite tu producto (o tu perfil de profesional) y en cuanto tengas algo de respuesta empieza a analizar tu impacto y a trabajarlo.

Sabias palabras para todos nosotros. Espero que esta sabiduría os sirva tanto como a mí.

Javier Celaya durante su charla en el FNAC de Castellana, Madrid

 

El fenómeno de la fanficción 28 de octubre de 2007

Filed under: web 2.0 — Marga Lua Soleil @ 23:48


En esta ocasión quisiera preguntaros qué os parece el nuevo fenómeno de la “fanficción”.

Denominados también por su abreviatura en inglés, los fanfics son historias escritas por los fans de un libro, una serie o una película. En esas historias utilizan los personajes, los escenarios y las situaciones de la obra original para inventar otras situaciones nuevas o dar otros papeles a los personajes que les gustan.

¿Plagio? ¿Diversión? ¿Cómo lo veis? ¿Os atrevéis a opinar?

Ahí tenéis la encuesta sobre este tema tan polémico. ¡Divertíos!

 

 
A %d blogueros les gusta esto: