La brújula del camaleón

El blog de Lua Soleil – cultura, viajes, fotografía, cine y literatura

Javier Celaya en el FNAC de Castellana 14 de octubre de 2011

Esta mañana he estado en el FNAC de la Castellana, en Madrid, escuchando a  Javier Celaya hablar de la empresa y la web 2.0. Y me ha interesado muchísimo. Tanto, que tengo que contároslo todo.

Para quien no lo conozca y resumiendo mucho: Celaya es socio-fundador del portal cultural Dosdoce.com y co-Director del Máster de Comunicación Corporativa e Institucional 2.0 de la Universidad de Alcalá de Henares. Y ha venido en un día como hoy a presentar su nuevo libro “La empresa en la web 2.0” y a desvelarnos de sus técnicas Interneteras.

Me ha interesado mucho… lo que ha comentado de que Facebook, a nivel personal, no aporta nada, pero sí lo hace a nivel profesional: el 8% de las personas que visitan su web vienen de su cuenta de Facebook. Aunque también es verdad que él asegura que este público no es de calidad porque pasan tan sólo unos 12 segundos en la página. Por lo tanto, ese 8% visita tu web porque ve un enlace en tu perfil y, una vez lo mira por encima, se marcha. Sin embargo, Twitter aporta un 12% de tráfico y casi siempre de calidad. Los visitantes que llegaron a su web desde Twitter permanecieron 1 minuto y medio en su página. Todo un logro en Internet. Esto evidencia, según él, que en Facebook somos más impulsivos y menos serios y que para comunicar una información más allá de tus fotos del fin de semana, es mejor usar Twitter o LinkedIn.

Interesante.

Otra cosa de la que nos ha advertido… es de que de nada nos sirve tener un perfil y el CV en LinkedIn si no nos adherimos a ningún grupo y si no comentamos en ellos. A las empresas les atrae la gente que crea y participa, no los usuarios pasivos. Así que si eres experto en Marketing 2.0, por ejemplo, apúntate a un grupo de LinkedIn y demuéstralo comentando o creando contenido.

Una frase que me ha cautivado… ha sido la siguiente: “El 80% de nuestros “amiguitos” son bellas durmientes”, refiriéndose a nuestros contactos de Facebook, etc. Es decir, “es gente que en algún momento decidió que les gustábamos lo suficiente como para incluirnos en sus vidas” pero que ahora no comenta ni re-tuitea nada de lo que decimos. Y eso son contactos muertos, por así decirlo. Internet es para conversar y comunicar y con esos contactos la comunicación no fluye. Por lo tanto la conclusión es que es mejor tener pocos contactos pero útiles, con los que la conversación exista, que tener muchos contactos pero que sean “bellos durmientes”.

Lo mejor de Internet es… “que es muy chivato”, según Javier Celaya, porque, si las cosas que tú haces profesionalmente las vas tuiteando o comunicando por Facebook o en tu blog, etc., nunca ningún jefe podrá quitarte el mérito de lo que se te ocurrió a ti. Y las empresas que quieran contratar a quien tuvo la idea genial que funcionó, sabrán que la tuviste tú porque lo tuiteaste, por ejemplo, y porque tus contactos también lo transmitieron y todo el mundo se enteró y sigue siendo comprobable.

A tener en cuenta… Las redes sociales especializadas. Siempre hablamos de las generalistas (como Facebook), pero, si queremos prosperar como empresarios o como particulares, tendremos que especializarnos (o nos “comerán” las grandes redes ya posicionadas, contra las que no podemos competir). Además, en esas redes pequeñas encontraremos a la gente con talento que hace las mismas cosas que nos interesan a nosotros y podremos formar comunidad.

Todo lo que hagas en Twitter, Facebook, etc., … tiene que acabar en tu sitio web. Dirige siempre la atención a tu web. Para Celaya: “Es como las buenas fiestas, que empiezan en los bares (lo que serían las redes sociales) y terminan en tu casa (lo que sería tu web). Porque si no, los clientes (si eres una empresa) tendrán la conversación con facebook y no contigo. Algo que no te conviene porque eso sólo significa ganancias de publicidad para facebook y no siempre para ti.

Si tienes que dejar de hacer tu página web… por falta de dinero o por asuntos personales, no la borres. Según Celaya, si haces eso sólo estarás dejando tu hueco para que otros se aprovechen y llenen tu vacío. Deja siempre tu antiguo sitio o tus perfiles de Facebook o Twitter abiertos y en ellos di que has parado de escribir e indica dónde sigue habiendo información sobre ti o sobre tu producto, ya sea mucha o poca o se trate de un blog personal.

Y por último: Los 5 puntos de Celaya para gestionar tu empresa o perfil en Internet:

1. Analiza tu presencia actual en Internet: quién habla de ti, dónde y cómo.

2. Piensa por qué quieres estar en Internet: vender un producto, promocionarte, comunicar…

3. Averigua cuál de todas las herramientas que tienes a tu disposición en Internet te sirve para hacer lo que quieres.

4. Pasa una semana analizando a tu competencia: ¿Cómo lo hacen ellos? ¿Qué comunican? ¿De qué manera? Y si no encuentras nada que te guste de tu competencia, nada que imitar y superar, salte de tu sector y mira qué hacen otras personas que también se venden a sí mismos o venden cosas parecidas para ver qué estrategias podrías copiar y mejorar.

5. Hazte un perfil en Facebook intentando ser original e innovar. Dale el enfoque que necesite tu producto (o tu perfil de profesional) y en cuanto tengas algo de respuesta empieza a analizar tu impacto y a trabajarlo.

Sabias palabras para todos nosotros. Espero que esta sabiduría os sirva tanto como a mí.

Javier Celaya durante su charla en el FNAC de Castellana, Madrid

Anuncios
 

Un país para comérselo en TVE 16 de septiembre de 2011

Ayer empezó la nueva temporada del programa “Un país para comérselo” que realiza por segundo año consecutivo TVE. Tengo que reconocer que nunca lo había visto, sobre todo, debido a mi estancia en el extranjero durante todo el año pasado, pero ayer me sorprendió.
Me puse a ver “Cuéntame…”, la cual también estrenaba temporada y a la cual di otra oportunidad después de unos tres/cuatro años sin verla. Me hizo gracia, aunque no sé hasta que punto me gustará tanto como antes (pero de todas formas seguiré viéndola por si acaso). Y detrás de ella, venía “Un país para comérselo”.
Debido a la vagancia de no querer aún levantarme del sofá, dejé la tele puesta y resultó que me encantó. Sólo con la introducción y la pasión de sus palabras me enganché. Vi que no sólamente es un programa en el que te enseñen: en Córdoba se cocina ésto y en Murcia aquéllo, sino que también tratan temas culturales más allá de la gastronomía, está muy bien llevado y te hace sentir verdaderamente que estás acompañando a los presentadores por donde quiera que vayan.
Éstos, Imanol Arias y Juan Echanove, tienen mucha complicidad entre ellos y son muy carismáticos, lo cual crea un ambiente familiar muy entretenido, en el que te parece estar rodeado de amigos mientras recorres rincones que no conocías de España. Los lugares que visitan son, aparte de los mejores (como era de esperar), muy originales. Te muestran lo típico, lo artesanal, lo más auténtico.
Además, el lenguaje audiovisual está muy bien tratado. Las transiciones entre un lugar y otro son una obra de arte, entre los paisajes, las tomas originales y los poemas que los mismos presentadores van recitando y que te van sumergiendo en esa España tradicional y nuestra, que parece que estemos en ocasiones olvidando debido al trajín del trabajo y de las obligaciones.
En definitiva, me pareció un programa muy bien elaborado en el que, como periodista, verdaderamente me encantaría trabajar y que, como espectadora, me encantará seguir y creo que deberían hacerse más cosas así, con tanta calidad, en lugar de apostar por la tele basura, como hacen muchas otras cadenas.
Aunque sólo sea una bloguera más, les doy la enhorabuena desde esta parcelita de Internet y, de verdad: “Un país…” para recomendar 🙂

Aquí os dejo la web con el vídeo del programa, para los que no lo hayáis visto o queráis repetir.

Juan Echanove, el torero Espartaco e Imanol Arias en Sevilla

Juan Echanove, el torero Espartaco e Imanol Arias en Sevilla

 

Las redes sociales como fuente informativa 3 de abril de 2010

– Un estudio –

Cuando un sujeto vive un suceso en primera persona y lo comunica a través de una red social a sus contactos cercanos, estos pueden ir pasando la noticia de persona a persona, o lo que es lo mismo, de nodo a nodo, conectando así a una gran red de individuos que, aún sin conocerse, habrán conocido la noticia gracias al efecto multiplicador que ha ido experimentando el mensaje desde el comienzo de la cadena. Esto ocurre así aunque el ritmo de expansión de los datos sea normalmente lento (a excepción de los casos más importantes o interesantes) , como ha demostrado un estudio realizado por investigadores de la Universidad Carlos III de Madrid. En este estudio se afirma que la difusión de información en las redes sociales viene determinada en gran medida por el tiempo de respuesta de los usuarios, tiempos muy distintos según las características de cada uno de ellos.

(foto de roel1943 en flickr)

Como vemos en la teoría 90-9-1 (Nielsen, 2006), esto es así porque existen superusuarios que, a ojos del resto, parecen no tener vida social ya que siempre están al tanto de todo lo que ocurre en Internet dentro de su radio de acción y contestan inmediatamente a cualquier evento relevante; y, por otro lado, existen otros usuarios que no se involucran tanto (a quienes Nielsen denomina contribuidores ocasionales).  Por esta razón, se entiende que los tiempos de respuesta de cada uno de estos grupos sea tan distinto. Los superusuarios (un 1% según la teoría 90-9-1) reenviarán la información recibida (siempre que sea interesante) mucho más rápidamente que el resto de personas. “Los que responden muy rápido a los correos, adictos a la tecnología, conectados en todo momento, son los responsables de que determinados rumores o campañas se extiendan velozmente por internet”, indica precisamente al respecto Esteban Moro, profesor del departamento de Matemáticas de la Universidad Carlos III en un artículo publicado por la propia institución, en el que se explica el estudio. Esto quiere decir que cuando un mensaje cae en manos de esos superusuarios puede expandirse, y lo hará, más rápidamente que si estuviera en manos de los otros usuarios. Y también, si la información es interesante o importante se extenderá más rápidamente entre todos los usuarios, sobre todo entre los más lentos, que si no lo fuera.

De cualquier forma, la información se expande por las redes sociales (con más o menos velocidad) y es por esto que pueden servir como fuente informativa ya que una noticia importante puede llegar a cientos de usuarios sólo con que estos posean una conexión a Internet y deseen transmitirla. Por eso las redes sociales son lugares cada vez más imprescindibles para los periodistas, puesto que pueden conseguir a través de ellos el germen que dé lugar a una noticia,  testimonios de primera mano o datos sobre hechos a los que les sería imposible acceder por una serie de situaciones tales como censura política, distancia demasiado grande entre el lugar y el periodista, falta de conexiones por carretera, existencia de conflictos armados, etc.

Recientemente pudimos ver una prueba de que las redes sociales pueden convertirse en un gran medio informativo. El 27 de febrero de 2010, a las 3:34 de la madrugada, un terremoto de 8,8 grados en la escala de Richter sacudió el centro-sur de Chile. Como consecuencia de este hecho y de sus múltiples réplicas, la red telefónica (fija) quedó cortada durante al menos dos días y las carreteras y autopistas se partieron por la mitad. Estos destrozos en las comunicaciones hicieron que el acceso a las regiones afectadas fuera imposible durante las jornadas siguientes a la tragedia y además impidieron la salida o entrada de información sobre la situación de la zona desde esas regiones hacia sus mismos ciudadanos y hacia el resto del país a través de los medios tradicionales (principalmente el teléfono fijo). Sin embargo, el Internet móvil permaneció, no en todos los lugares pero sí en muchos de ellos, intacto (durante unas horas en unos sitios y prácticamente sin cortes en otros), lo cual llevó a muchos “twitteros” a utilizar la red social Twitter desde terminales móviles para informar a sus conocidos y al mundo de lo que estaba ocurriendo o simplemente para dar señales de vida y recibirlas de otros.  Un día después del suceso, el 28 de febrero de 2010, el gemelo digital del diario chileno El Mercurio, es decir, el sitio emol.com, publicó una noticia en la que destacaba a la red social Twitter como un medio de comunicación de inestimable valor en un momento de tragedia como lo fue el del

(foto de respres en flickr, bajo licencia cc)

terremoto.  La redacción del diario explicaba “La red social Twitter se caracteriza por poder dar cuenta de lo que sucede en el mundo en tiempo real y de boca de los mismos protagonistas de las noticias. El terremoto que ayer sábado sacudió a la zona centro-sur de Chile no es la excepción, y este sitio se ha convertido en una importante fuente de información” (…)“Es una forma bien conveniente de intercambiar información y avisar que se encuentran bien. Por lo mismo, es común encontrar mensajes con información de utilidad pública, como qué supermercados se encuentran abiertos o dónde se puede comprar agua o bencina, o también reportes de qué es lo que está sucediendo en diferentes puntos del país, si se cortó la luz o el agua, por ejemplo, lo que transforma a Twitter en una especie de gran diario mural, que complementa de alguna forma la labor de la radio, un medio fundamental en este tipo de casos donde la falta de luz hace difícil acceder a la televisión o a los computadores”.

La página Periodismociudadano.com también se hacía eco de este hecho y publicaba un artículo el día 28 de febrero en el que se decía: “las redes sociales, como suele ser ya habitual en estos casos, se activaron con premura. La página “Terremoto Chile” en Facebook colabora en las tareas de búsqueda y contacto entre personas. Una labor en la que también participa la cuenta de Twitter “@ayudachile”. Una vez más, es esta última red de microblogging la que muestra mayor actividad en el intercambio de información, mucha de ella bajo las hashtags “#Chile” y “#terremotochile”. Y ha sido también uno de los lugares donde los usuarios subieron fotos del suceso”.

De esta forma vemos que, en circunstancias en las que los medios de comunicación tradicionales fallan, las redes sociales que conectan a la gente que está viviendo un suceso pueden proporcionar la información de primera mano que estos (los medios) necesitan para publicar sus propias noticias al respecto o incluso pueden dar estas noticias por cuenta propia. Como decía el diario argentino La Nación un día después del terremoto: “Twitter, de gran penetración en Chile, ha sido utilizado para publicar mensajes o para buscar noticias de familiares y de amigos, además entre periodistas para masificar informaciones útiles”. Así, vemos que en un caso como éste (en el que el lugar de la catástrofe era inaccesible) la información de los twitteros (que fueron pidiendo ayuda o contando lo que veían desde el lugar en el que estaba sucediendo la tragedia) fue clave para que los medios de comunicación consiguieran la información de primera mano que no pudieron recoger en los primeros momentos debido al mal estado de las carreteras y a la interrupción del contacto telefónico con sus corresponsales, así como también fue clave para que los ciudadanos supieran qué estaba ocurriendo en cada momento.

Ahora bien, también hay circunstancias en las que no interviene la tragedia y en las que los medios tradicionales no fallan (en el sentido de que pueden seguir llegando a la población de una manera u otra, aunque sea con censura) y sin embargo las redes sociales se convierten en un lugar clave como fuente de información para los periodistas y para los usuarios. Esto lo podemos ver reflejado en el caso de las protestas tras las elecciones presidenciales de Irán, en junio de 2009. El día 8 de aquel mes se celebraron los comicios que dieron la victoria a Mahmud Ahmadineyad, una victoria dudosa para los ciudadanos, los cuales comenzaron a salir a la calle para mostrarse en contra de este resultado.  Inmediatamente, el gobierno iraní retiró las 

(Foto de El_Enigma en flickr, bajo licencia cc)

acreditaciones a los periodistas de medios extranjeros para que no pudieran informar de lo que estaba ocurriendo y redujo el ancho de banda para que se pudiera publicar lo menos posible en Internet, ya fuera a través de blogs, de Twitter, de YouTube o de cualquier otro medio. Quedó prohibido para los profesionales de la comunicación filmar, tomar fotografías o entrevistar a personas y sólo les fue permitido trabajar desde sus redacciones. Para la población, las prohibiciones se reflejan en el testimonio que dio un estudiante iraní entrevistado por El País: “Los sms de móvil y la red de Facebook no funcionan desde el jueves, el día antes de las elecciones; el messenger de Yahoo, que es muy popular aquí en Irán, se bloquea constantemente y la velocidad de la conexión a Internet fluctúa”.

 Sin embargo, Twitter, al ser una herramienta de microblogging bastante sencilla, no necesitaba un ancho de banda tan grande para funcionar  y los ciudadanos comenzaron a escaquearse de la censura informativa saturando la red con mensajes acerca de lo que estaba ocurriendo en Irán.  Así, mientras los medios de comunicación tradicionales se veían censurados, Twitter informaba en tiempo real de una situación política compleja que necesitaba ser cubierta. De modo que las redes sociales, con los ciudadanos a la cabeza como fuente directa, redactores y fotógrafos, lograron informar al mundo entero de unos sucesos que, de otro modo, habrían sido acallados por la censura (hechos como manifestaciones, enfrentamientos del pueblo con la policía, incendios callejeros, la imposición de la Ley marcial en muchas ciudades, el apagón de la red de móviles para impedir la comunicación durante 24 horas, etc.). Y es por todo esto que esa lucha informativa llegó a ser denominada como una “guerra cibernética” o “la revolución Twitter”. 

Para que nos hagamos una idea de la importancia que tuvo dicha red social en el caso que nos ocupa, tomaremos los datos que se refieren a las elecciones de Irán de la página “webecologyproject.org” (la cual se dedica a cuantificar la interacción en las redes sociales – especialmente en Twitter –). Estos datos especifican que, desde el 07/06/2009 hasta el 26/06/2009 se registraron 2.026.166 “twitts” (o publicaciones) sobre Irán y estiman que unos 480.000 usuarios de Twitter participaron en la conversación sobre Irán y sus elecciones, el 59,3% “twitteó” una sola vez sobre el tema (lo que representaría un 14,1% del total de “twitts” sobre Irán), el 10% de “twitteros” de Irán generaron el 65,5% de los “twitts” y 1 de cada 4 “twitts” sobre Irán se “retwittearon” (reenviaron).

Viendo estos datos no cabe ninguna duda de que la importancia de las redes sociales tras las elecciones de Irán fue enorme, tan grande que, según la agencia EFE,  Twitter tenía previsto realizar sus tareas de mantenimiento el día 16/03/2009, por las que suspendería su servicio durante 90 minutos a una hora poco conveniente para Irán y decidió posponerlas para que coincidieran con una hora de poco tráfico de información en ese país (es decir, la 1:30 de la mañana).  Según los medios de comunicación estadounidenses esta decisión tuvo mucho que ver con una llamada que hizo el propio Departamento de Estado de EEUU a las oficinas de la red social. Aunque desde el Gobierno no hubo comentarios al respecto, la portavoz del Departamento de Estado, Ian Kelly, sí que reconoció a la prensa que el Gobierno estaba siguiendo muy de cerca todo lo que se “twitteaba” y todo lo que se

(Foto de pshab en flickr, bajo licencia cc)

publicaba en Facebook para tener noticias de los sucesos de Irán.  Mientras tanto, las críticas a los medios de comunicación tradicionales aumentaban en Twitter por su pobre cobertura de las protestas tras las elecciones de Irán.

 Debido a todo esto, no es extraño que los medios de comunicación vengan queriendo posicionarse cada vez mejor dentro de las redes sociales en los últimos tiempos. Si un periodista está dentro de ellas, estará ahí cuando los ciudadanos tengan algo importante que contar y tendrá conocimiento de noticias significativas para la población antes de que otros medios tengan tiempo de investigar al respecto. Como menciona José Manuel Noguera en su artículo titulado Redes sociales como paradigma periodístico. Medios españoles en Facebook: “las redes, configuradas mayoritariamente con contenido ajeno, actúan como nuevo escenario comunicativo con contenidos que antes pertenecían los medios tradicionales de comunicación”. Es decir, actualmente, en muchas ocasiones las redes sociales contienen la información que un periodista recabaría desplazándose al lugar del suceso, buscando a testigos e implicados y después contrastando esa información con las autoridades pertinentes, si es que en el caso las

(Foto de @superamit en flickr, bajo licencia cc)

hubiera. Pero la diferencia es que las redes sociales ofrecen al periodista la posibilidad de recoger toda esa información sin gastar dinero en desplazamientos y sin el esfuerzo de salir de la redacción. Las redes sociales se convierten de esta manera en el lugar en el que los protagonistas de una información publican en tiempo real lo que está ocurriendo de forma que un periodista puede empezar a informar de ello mucho antes de haber podido llegar al lugar del suceso o incluso sin tener que desplazarse hasta allí, puede informar, si hay problemas de censura, de manera anónima a través de las redes sociales o informarse de lo que sucede en lugares que la sufren, de boca de los propios habitantes del lugar.

Pero estos sucesos no han sido los únicos que han dejado al descubierto la gran importancia que ya están teniendo las redes sociales dentro del periodismo. Otras noticias que se han conseguido completar con testimonios de testigos presenciales a través de la información publicada en redes sociales o que han conseguido llegar a los medios debido a que estos tuvieron noticia de ellas por la red han sido: el tsunami del Océano Índico que tuvo lugar el 26 de diciembre de 2004 (después del cual blogs y redes

(Foto de Tauron32 en flickr, bajo licencia cc)

sociales como Facebook se movilizaron rápidamente para proporcionar información a las víctimas y al resto del mundo), los atentados del metro de Londres de julio de 2005 (con fotos publicadas en Flickr e información en blogs, Technorati y Google News), la masacre de en la universidad de Virginia Tech (EEUU), el 16 de abril de 2007 (con vídeos publicados en YouTube), los incendios de California en el 2007 (en los que la información ofrecida por la gente en Twitter  y otras redes sociales fue clave para que los medios de comunicación tradicionales tuvieran información de los sucesos en tiempo real), los ataques de Bombay, del 26 al 29 de noviembre de 2008 (con publicaciones en Twitter y Flickr) y otros.

Un ejemplo que encontramos en España lo comenta José Manuel Noguera en su artículo antes mencionado. “Tras la explosión de una bomba colocada por ETA en la Universidad de Navarra el pasado 30 de octubre (2008), los principales medios españoles habilitaron los ya tradicionales espacios de participación ciudadana para recoger los primeros testimonios de quienes habían estado cerca. Sin embargo esta vez el público objetivo, los estudiantes universitarios, apenas participaron en comparación con otros hechos similares anteriores. ¿Qué estaba ocurriendo en ese momento? ¿Los jóvenes no sentían la necesidad de comunicar lo que habían vivido? Sí, pero en otros espacios. Lo estaban difundiendo en Tuenti. Sus temores, experiencias, dudas o mensajes de tranquilidad. Casi todo estaba siendo publicado a través de Tuenti”. Las redes sociales acaparaban así toda la actividad de los testigos de atentado.

Así, con todo esto y remitiéndonos al inicio de este estudio donde hablábamos del terremoto de Chile y de las protestas de Irán y de cómo Twitter y Facebook (sobre todo el primero) desempeñaron un papel informativo fundamental proveyendo de detalles de los dos sucesos tanto a las víctimas y activistas como a los periodistas, podemos afirmar de manera rotunda que el papel de las redes sociales como fuente informativa es patente y se observa sobre todo en momentos de gran impacto social como tragedias o atentados.

(Foto de jurvetson en flickr, bajo licencia cc)

 ———————————–

 Fuentes:

REDACCIÓN DE EMOL.COM, Artículo: Terremoto de Chile es lo más comentado en Twitter, publicado en “emol.com” el 28/02/2010, a las 11:43 am (revisado el 31/03/2010). Enlace al artículo: http://www.emol.com/noticias/tecnologia/detalle/detallenoticias.asp?idnoticia=400884

ROMERO, PABLO. Artículo: El insaciable apetito de las redes sociales, publicado en “elmundo.es” el 18/01/2008 a las 18:06 (CET). Enlace al artículo: http://www.elmundo.es/navegante/2008/01/18/tecnologia/1200676010.html (Revisado el 31/03/2010)

AFP, ANSA y DPA, AGENCIAS. Artículo: El rol clave de Twitter y Facebook. Publicado el La Nación y en “lanacion.com.ar” el 28/02/2010. Enlace al artículo: http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1238200 (Revisado el 31/03/2010)

LAJAS, JACINTO. Artículo: La experiencia de Haití acelera la respuesta en la Red ante el terremoto de Chile, publicado en “Periodismociudadano.com” el 28/02/2010, a las 14:08. Enlace al artículo: http://www.periodismociudadano.com/2010/02/28/la-experiencia-de-haiti-acelera-la-respuesta-en-la-red-ante-el-terremoto-de-chile/ (Revisado el 01/04/2010).

GONZALO, PAULA. Artículo: El fracaso de las elecciones en Irán reafirma el triunfo del periodismo ciudadano y Twitter, publicado en “Periodismociudadano.com” el 16/06/2009. Enlace al artículo: http://www.periodismociudadano.com/2009/06/16/el-fracaso-de-las-elecciones-en-iran-reafirma-el-triunfo-del-periodismo-ciudadano-y-twitter/ (Revisado el 01/04/2010).

FALLA AROCHE, STEPHANIE.  Artículo: Twitter for Iran: periodismo ciudadano y redes sociales una guerra cibernética por la libertad de expresión. Publicado en “maestrosdelweb.com” el 18/06/2009. Enlace al artículo: http://www.maestrosdelweb.com/actualidad/twitter-for-iran-periodismo-ciudadano-redes-sociales/ (Revisado el 01/04/2010).

WEISS, PHILIP y HOROWITZ, ADAM.  Artículo: Traditional media have completely failed us’ (Iranians turn to brave citizen journalists). Publicado en “TPM” el 15/06/2009 (12:18AM). Enlace al artículo:http://tpmcafe.talkingpointsmemo.com/2009/06/15/traditional_media_have_completely_failed_us_irania/ (Revisado el 01/04/2010).

MOLINA, VIOLETA. Artículo: Hamed Mottaghi, Irán visto desde el exilio en España. Publicado en “lainformación.com” el 16/06/2009) Enlace al artículo: http://noticias.lainformacion.com/mundo/hamed-mottaghi-iran-visto-desde-el-exilio-en-espana_hcOW8j5ueIJ46Zm1hmNbd/ (Revisado el 01/04/2010).

EFE. Artículo: Ante el bloqueo de Internet y medios tradicionales, Irán recurre a Twitter. Publicado en “soitu.es” el 16/06/2009 y actualizado el 17/06/2009 a la 01:26 CET. Enlace al artículo: http://www.soitu.es/soitu/2009/06/17/info/1245194773_894504.html (Revisado el 01/04/2010).

PEINADO, FERNANDO. Artículo: La censura iraní no puede detener el poder de Twitter. Publicado en “elpais.com” el 17/06/2009. Enlace al artículo: http://www.elpais.com/articulo/internacional/censura/irani/puede/detener/poder/Twitter/elpepuint/20090617elpepuint_12/Tes (Revisado el 02/04/2010).

WEB ECOLOGY PROJECT (2009) (Formado por: BEILIN, JON; BURCHARD, EVAN; FISHER, DAVID; GILBERT, SAM; GRAEFF, ERHARDT; HWANG, TIM; KIM, ELSA; LEAVITT, ALEX; ROOD, DHARMISHTA y WOODWORTH, SETH). Estudio:  The Iranian election on Twitter: The first eighteen days.  Publicado en “webecologyproject.org” el 26/06/2009). Enlace al estudio: http://www.webecologyproject.org/wp-content/uploads/2009/08/WEP-twitterFINAL.pdf (Revisado el 02/04/2010).

NOGUERA, JOSE MANUEL. Artículo: Redes sociales como paradigma periodístico. Medios españoles en Facebook . (A falta de publicación).

MORO, ESTEBAN e IRIBARREN, JOSÉ LUIS. Artículo: Impact of human activity patterns on the dynamics of information diffusion, Publicado en la revista: “Physical Review Letters” n°103 (3): Art. No. 038702, fecha: 17/07/2009.

LAJAS, JACINTO. Artículo: Los hitos del periodismo ciudadano. Publicado en “Periodismociudadano.com” el 02/04/2009. Enlace al artículo: http://www.periodismociudadano.com/2009/04/02/los-hitos-del-periodismo-ciudadano/ (Revisado el 03/04/2010)

 

Por un debate en Internet, Zapatero/Rajoy ’08 7 de febrero de 2008


– Práctica de clase de la asignatura de Documentación Informativa sobre la iniciativa de 20minutos “Por un debate en internet” –


De un tiempo a esta parte estamos viviendo un cambio en los medios sociales que cada vez resulta más evidente. Que si publica tu vídeo en Myspace si quieres ir a Eurovisión, que si participa mandando tus propias noticias a La 2 de TVE
Hasta hace muy poco, esta serie de cosas eran impensables pero poco a poco se están convirtiendo en algo corriente en nuestras vidas.

Hace poco más de un mes, 20minutos propuso oficialmente a los principales candidatos a las elecciones generales del 9 de marzo un debate en Internet que estuviera abierto a todos.


Esta iniciativa pionera, a la que ya se han unido los principales medios digitales y tradicionales (desde El Mundo o El País, hasta Soitu o Bottup.com), propone un diálogo abierto en la red en el que los usuarios podrán participar en tiempo real a través de todos los medios on-line que apoyen la propuesta.

Para todo esto 20minutos informa de que “el debate se haría con un moderador acordado con los dos partidos” y afirma que las razones para impulsar esta iniciativa son que “en España hay ya casi 20 millones de internautas, y hay también muchos millones de españoles residentes en el exterior que tendrían acceso al debate de modo mucho más sencillo que por televisión. Internet ofrece además la posibilidad en tiempo real de participación de los usuarios de un modo mucho más eficaz que otros soportes tradicionales.”

A pesar de esta última afirmación, las televisiones también están preparando una nueva forma de entrevistar a los candidatos a las elecciones. Después del éxito del espacio “Tengo una pregunta para usted” en el que los ciudadanos presentes en el plató formulaban sus cuestiones a los políticos, TVE lanza el mismo modelo de programa con la diferencia de que, esta vez, se unen al popular youtube para ofrecer la oportunidad de participar a todo el que tenga una cámara con la que grabar un vídeo casero e Internet para colgarlo en la red.
Éste es el vídeo promocional que elaboraron para televisión:

Como estudiante de Comunicación, todos estos cambios en el mundo profesional que me ocupa me llaman especialmente la atención. La participación ciudadana es una realidad a la que nos tenemos que enfrentar con la mente abierta y dejando atrás los prejuicios periodísticos que nos vienen de dos siglos atrás. Hay que evolucionar.

Yo no creo que los periodistas tengan que dejar su trabajo, como muchos afirman, pero sí tendrán que cambiar su forma de trabajar. Quizá puedan incluso liberarse de la responsabilidad de informar y sólo tendrán que hacer de moderadores de la información o ni siquiera. Quizá, relevados de esa tarea, puedan explorar nuevos horizontes, aún por descubrir, quién sabe.

Pero, ¿hay alguien que sepa lo que está haciendo y que esté liderando el camino hacia el modelo periodístico del futuro? ¿Quién lo está haciendo bien? Realmente, nadie, según la opinión de expertos a los que he tenido la oportunidad de escuchar o con los que he podido hablar. Pero la clave está en ir probando, en ser arriesgado, en llevar a cabo propuestas pioneras como las comentadas anteriormente o incluso más novedosas aún. ¿Dónde está el límite de la participación? ¿Y del periodismo digital? De momento no podemos saberlo. Quizá las posibilidades sean infinitas… ¿Por qué no descubrirlas por nosotros mismos?

 

Alberto Corazón – "Los medios son, en parte, muy culpables de la banalización de la cultura" 1 de febrero de 2008

Filed under: Cultura,Medios,Prácticas — Marga Lua Soleil @ 12:07
Tags: , , ,
– Práctica de clase de la asignatura de Documentación Informativa sobre la entrevista a Alberto Corazón publicada en el tercer número de la revista MGZ. –

Alberto Corazón es uno de los profesionales del diseño mejor valorados de nuestro país. Conocido y admirado en el mundo entero, es toda una figura y un ejemplo para los nuevos artistas. ¿Pero qué piensa él de la vida y de la situación de su profesión? Corazón es un hombre entusiasmado con su trabajo, positivo en cuanto al nivel de estudios de su especialidad en España, al que da un 7 – “Hay que animar”-, pero a la vez desencantado con la banalización de la cultura que se está dando en los últimos tiempos: “Hace poco, con Enric Satué, llegamos a la conclusión de que vivimos unos momentos de extraordinaria mediocridad“. Y es que Alberto corazón se queja del poco compromiso de los jóvenes con su propio oficio. Piensa que actualmente la gente “busca el éxito por la vía fácil” y lo único que hacen es tunear las obras de otros autores y considerarse artistas después. “No hay ningún problema en basarse en otra cosa. Insisto: nuestra cultura es lo que aprendemos y lo que reelaboramos”, pero hay que hacer una buena lectura de lo que está perfectamente estructurado. “La cultura consiste en ir mejorando lo que otros han hecho antes”.

Asimismo, denuncia que los jóvenes van más a lo comercial que a lo artístico: “Vivimos momentos superficiales”. Y “los medios son en parte muy culpables de la banalización de la cultura. Efectivamente, es la primacía de la estética sobre los contenidos.”En cuanto a los nuevos medios, Corazón piensa que está naciendo algo interesante en Internet, sobre todo, en cuanto al diseño, su especialidad. Un nuevo concepto de diseño en el periodismo, basado en el tradicional pero mejorado y trasladado a la red. Aunque confiesa que él pertenece ya a los “viejetes” y que necesita “el periódico físico, despertarme con él”

Y, ¿qué piensa Corazón acerca de los nuevos fenómenos de participación ciudadana que están experimentando todas las especialidades artísticas e informativas? ¿Qué piensa de los concursos de diseño abiertos a cualquier persona? “Es el modo más irresponsable de tomar decisiones, y no es una metáfora, es el modo en el que nadie toma la responsabilidad de tomar decisiones”. “Siempre pongo el mismo ejemplo: si una empresa tiene un problema jurídico, ¿organiza un concurso?” Alberto Corazón razona que, cuando se convoca un concurso así, el resultado son cientos de personas con poca formación y resultados que responden a la famosa frase de “eso lo hace mi niño”.

Para él, un problema claro es la deficiencia cultural de muchas personas que se suponen profesionales: “Hemos asistido a un desarrollo económico realmente espectacular, pero el desarrollo cultural no ha sido simultáneo. Somos la séptima economía mundial y sin embargo la clase empresarial tiene una cultura aún muy pobre y una población que no ha enriquecido la cultura de consumo”. Y “se enecesita un refinamiento cultural para decidir que algo es extraordinario o que es una bazofia”.

En definitiva, para opinar y para actuar de manera eficaz y profesional se necesita cultura.

Particularmente pienso, desde el punto de vista periodístico, que, en muchas ocasiones, los medios ofrecen una visión muy degradada de la cultura e incluso difunden información errónea que confunde al espectador y provoca desinformación e incultura. Como futuros profesionales de la comunicación deberíamos plantearnos qué estamos haciendo y a quién estamos sirviendo, ¿al espectador o a las empresas de publicidad y sus índices de audiencia? Porque, sí, esto es un negocio y se necesita la inversión de las empresas publicitarias como soporte económico, pero ¿en qué se está convirtiendo la sociedad con esa banalización de contenidos de la que habla Corazón? Creo sinceramente que los contenidos culturales podrían provocar tanto o más interés en el espectador que los contenidos basura, de manera que podría servirse a ambos interesados (publicidad y población) en conjunto.

Pero, para ello, habría que remodelar el concepto de televisión al que estamos acostumbrados… ¿Alguien se atreve?

 

 
A %d blogueros les gusta esto: