La brújula del camaleón

El blog de Lua Soleil – cultura, viajes, fotografía, cine y literatura

LCD Funk o la explosión del buen rollo – Lemon Pop Festival, Murcia 2015 8 de septiembre de 2015

LCD Funk no es sólo un colectivo de Murcia dedicado de corazón a extender el amor al funk por la faz de la Tierra, es también un conjunto de músicos apasionados que hace bailar al más pintado.

Con un cantante rebosante de carisma y buen rollo y unos músicos entregados, cerraron la primera noche del Lemon Pop Festival 2015 en la Sala Rem de Murcia con una explosión de ritmo.

Os dejo con las fotos del concierto y dentro de poco, ¡vídeos del Lemon Pop en el vlog de Youtube!
LCD Funk en concierto

LCD Funk en concierto

LCD Funk en concierto

LCD Funk en concierto

LCD Funk en concierto

LCD Funk en concierto

LCD Funk en concierto

LCD Funk en concierto

LCD Funk en concierto

LCD Funk en concierto

LCD Funk en concierto

LCD Funk en concierto

LCD Funk en concierto

LCD Funk en concierto

LCD Funk en concierto

LCD Funk en concierto

LCD Funk en concierto

LCD Funk en concierto

LCD Funk en concierto

LCD Funk en concierto

LCD Funk en concierto

LCD Funk en concierto

LCD Funk en concierto


Más info:

LCD Funk han sido los ganadores del I Concurso Nacional de bandas Pop-Rock organizado por la Sala Revólver a principios de este año 2015.
– Son de Murcia (España).
– Tocan tanto versiones como temas propios.
– Se definen conmo una banda “fusión” que mezcla el funk clásico con el más moderno.
– Podéis seguirlos en su página de Facebook.

 

Ayoho, una banda que enamora – Lemon Pop Festival, Murcia 2015 4 de septiembre de 2015

Ayoho es la banda que abrió ayer el Lemon Pop Festival 2015 en la Sala Rem de Murcia; pero Ayoho también es un estilo propio y melodías que llegan al alma y te transportan a esa frontera de Canadá por la que ellos caminan con sus temas.

Con un directo potente y el carisma de su cantante llegan al público y enamoran. Recomiendo seguir muy de cerca a estos chicos. Os dejo con una muestra de lo que fue este concierto mágico:

 Ayoho en concierto

Ayoho en concierto

 Ayoho en concierto

Ayoho en concierto

 Ayoho en concierto

Ayoho en concierto

Ayoho en concierto

Ayoho en concierto

Ayoho en concierto

Ayoho en concierto

Ayoho en concierto

Ayoho en concierto

Ayoho en concierto

Ayoho en concierto

Ayoho en concierto

Ayoho en concierto

Ayoho en concierto

Ayoho en concierto

Ayoho en concierto

Ayoho en concierto

Ayoho en concierto

Ayoho en concierto

 

 


Más info:

– Son los ganadores de la segunda edición del Vodafone Yu MusicTalent
– Son de Cartagena, Murcia (España).
– Su disco debut “Deference & Wonder” se puede escuchar en su canal de YouTube.
– “Ayoho” es la palabra que utilizan los indios de la frontera de Canadá para describir la llegada de la primavera. Significa “respeto y asombro”.
– Su tema “Freedom” surgió después de ver la película de “Los Juegos del Hambre”.

**BONUS** – Si quieres ver un resumen de su actuación, pronto estará en mi canal de Youtube

 

El Santuario de la Fuensanta – Murcia 16 de mayo de 2015

El Santuario de la Fuensanta, a las afueras de Murcia, es un lugar precioso y muy tranquilo, desde el que se pueden tener vistas preciosas de la ciudad y del valle en el que se encuentra la capital de la Región. Recomendadísimo para todos los que quieran alejarse del ajetreo de la ciudad y disfrutar de la montaña, de la luz y del paisaje.

Jump!!

Toma mi mano // Hold my hand

Sin título

Fuensanta's Sanctuary, Murcia (Spain) // Santuario de la Fuensanta, Murcia (España)

 

Crónicas de Bruselas – La gris y lluviosa 28 de febrero de 2014

Bruselas nos esperaba fría y lluviosa. Hace unos días, después de una noche de no dormir y cargar maletas, Miguel y yo  llegamos y descubrimos nuestro nuevo piso. Era bastante grande, aunque lo íbamos a compartir con tres personas a las que no conocíamos. Eso me preocupaba un poco porque no sabíamos nada de ellos y además la dueña nos había admitido sin preguntarles por su opinión. Era una situación bastante extraña. Aunque tampoco es que hubiera tenido oportunidad de elegir mucho porque me había costado bastante encontrar un piso.

 

On our way to the airport!

 

Así que dejamos nuestras maletas y salimos a comprar comida y otras cosas de primera necesidad. Llegamos muertos y ya de noche, pero justo a tiempo para ver a nuestros compañeros antes de que se fueran a dormir… a las 9pm. Se tratababa de dos chicas francesas y un inglés y pensamos que no eran muy habladores y que, acostándose a esas horas, íbamos a hacer muy poca vida en común, lo cual es una pena cuando compartes piso porque lo mejor es poder charlar un rato y compartir cosas. Pero, al menos, nuestro primer día estaba superado  y pudimos dormir bajo un techo 🙂

 

Flying!

 

Festival de Música Celta de Ortigueira 2013, Galicia 26 de julio de 2013

Campamento en el bosque, durante el Festival de Música Celta de Ortigueira, Galicia, 2013

Campamento en el bosque

Llegamos por la noche. Tras pasar los montes de León y montones de tortuosas carreteras secundarias, después de un día entero de viaje en autobús y en coche, llegamos a un bosque de altos árboles donde la niebla nocturna, mezclada con los destellos de los pequeños faros de las tiendas de campaña, le daba al lugar una sensación mágica y como de cuento. Estábamos por fin en Ortigueira (Galicia, España), para disfrutar del Festival internacional de Música Celta. El emplazamiento era increíble: un bosque donde normalmente no dejan acampar (aunque cambian esa restricción por el festival de música), con un paisaje de montañas neblinosas a lo lejos y una playa enorme y vacía, con una isla en medio del mar, al otro lado de unas dunas.

Festival de Música Celta de Ortigueira, Galicia, 2013

Miguel disfrutando de la naturaleza

Plantamos nuestras tiendas casi a oscuras, tomamos algo y al rato nos fuimos a dormir, puesto que llegamos tarde como para ver los conciertos de aquella noche y estábamos, además, reventados. Sin embargo, no dormimos mucho, en cuanto salió el sol empezamos a cocernos dentro de nuestras tiendas, así que salimos y nos dimos una ducha con el agua helada que salía de los grifos de un paredón al aire libre. Toda una experiencia vigorizante. Así es Ortigueira durante el festival, noches de acampada en el bosque, música a todas horas y duchas frías al aire libre con viento helado de regalo. Aunque también mosquitos, arañas, calor, frío, gente y ruido a todas horas y que no te dejan dormir… Hay que ir preparado. No apto para tiquismiquis, pero como no lo somos, ¿verdad?, pues genial.

Festival de Música Celta de Ortigueira, Galicia, 2013

Miguel tocando la flauta travesera en Ortigueira

 Esperando a los conciertos de la noche, nos sentamos y escuchamos a Miguel tocar la flauta travesera. No podía faltar la flauta en un viaje de este tipo. Lo que no sabíamos era que pronto nos encontraría un personaje al que nombraríamos Epic Man (Hombre Épico) desde ese mismo momento, puesto que apareció a contra luz, con la melena al viento, tocando su guitarra eléctrica y queriendo hacer un dúo magistral con nuestro flautista: Épico por donde se mire.

Festival de Música Celta de Ortigueira, Galicia, 2013

The “Epic Man”

Era mexicano y muy simpático. Con su llegada empecé a meterme en lo que es el alma de este festival: disfrutar de la música, vivirla y compartirla con los demás, por mucha droga y juerga que se mueva alrededor (como ocurre en todo evento de este tipo). Y el dúo se llevó a cabo y escuchamos piezas tan geniales como frikis, como, por ejemplo, el tema principal de Star Wars, como no podía ser de otra manera siendo Miguel nuestro flautista y friki reconocido.

Festival de Música Celta de Ortigueira, Galicia, 2013

Dúo de músicos

También hubo un concierto genial de un grupo amateur en el campamento. La gente bailaba animadamente, como en una película del oeste o como si estuviéramos en una fiesta celta en las Highlands escocesas.

Tras cenar y ponernos los pantalones largos (que por la noche en Galicia siempre hace fresquito), nos fuimos a nuestro primer concierto. Quien tocaba era el grupo KAN, formado por músicos irlandeses, ingleses y escoceses. Fue un concierto estupendo, donde lo pasamos muy bien.

Festival de Música Celta de Ortigueira, Galicia, 2013

El grupo KAN en concierto en Ortigueira

A la mañana siguiente, como habíamos aprendido de nuestros errores (véase, permanecer en la tienda a pesar de asarnos hasta ya no poder más y tener que salir asfixiados), en cuanto hizo un poco de calor sacamos la esterilla al prado y nos echamos a dormir a la sombra de un gran pino. Pero hubo un imprevisto y fue que estábamos demasiado dormidos para pensar que el sol se iba a mover, así que terminamos con un bonito tono sonrojado en la piel. ¡Está bien, Ortigueira, tú ganas otra vez! Pero no iba a quedar así la cosa… Llevaba conmigo crema de Aloe, perfecta para las quemaduras. Jeje.

Y así vivimos un segundo día de conciertos, conociendo a gente simpática y disfrutando de la música.

Festival de Música Celta de Ortigueira, Galicia, 2013

Componentes del grupo de música celta KAN

El último día, por la mañana, en lugar de dormir asados en una tienda o de quemarnos mientras dormíamos bajo el sol, decidimos no dormir tanto e irnos a la playa (con mucha protección solar). Lo único que se me olvidó fue un pareo ¡qué viento más frío! Eso sí, la playa, preciosa, con mucha arena clara, heladas aguas azules y una isla a la que se puede llegar a pie cuando baja la marea. Maravilloso.

///

Apuntes para el próximo año / consejos:

– ir un poco más vestida a la playa (con un pareo, camiseta o camisa, por el viento tan frío),

– llevar sudaderas fue muy acertado (pensar que es verano y que no va a hacer frío puede ser un error que mucha gente comete, como nuestra compi Susana, que no llevó jersey y tuvo que improvisar con lo que tenía),

– llevar para la próxima una camisa (más ligera, para momentos de brisa a media tarde),

– estuvo bien llevar un repelente de insectos para la tienda en lugar de spray para la piel (unos parches que encontré en una parafarmacia y que se ponen hasta en la ropa; duran 8 horas en el exterior y 10 en el interior; huelen a limón),

– comprar un candado para la tienda fue una buena idea (a veces roban, hay mucha gente y puede pasar); mejor aún: que el candado fuera de números y no de llave (ésta se puede perder con tantas idas, venidas y ajetreo).

– no olvidar la linterna, aunque comprar un farolillo allí mismo estuvo muy bien, es más práctico que una linterna al final porque, cuando lo cuelgas en el techo de la tienda, alumbra el espacio mejor,

– fue buena idea llevar la flauta y juegos de cartas, siempre se conoce gente y se pasa bien con cosas tan simples como una flauta dulce o harmónica (no tiene por qué ser una flauta travesera, como la de nuestro compi) y una baraja, que caben en poco espacio. Si tienes otro instrumento, aunque sea más grande, como una guitarra, también puede valer la pena llevarla a un festival de este tipo siempre que veas que puedes cargar con todo durante los trayectos de ida y vuelta (y ten cuidado con ella a la hora de dejarla en cualquier parte, está mejor en la tienda y usa candados siempre).

– nunca olvidar las chanclas (para las duchas y/o la playa sobre todo), la toalla, el papel higiénico (muy importante siempre que se va de excursión porque suele faltar en muchos sitios), la protección solar, unas gafas de sol, incluso gorra (aunque a mí me molestan), unos pantalones cortos y otros largos (incluso mejor si son desmontables porque llevas dos en uno), ropa cómoda, evitar faldas y vestidos (nunca se sabe, hay chicas a las que se les ocurre llevar estas cosas, pero para ir de excursión siempre, siempre, es poco práctico) y todos los jabones mejor en tamaño pequeño (si no, pesan mucho y ocupan demasiado).

Crema de aloe o similar, muy buena para quemaduras producidas por el sol.

– Para comer bien y no sólo bocadillos durante 4 ó 5 días, es buena idea comprar pequeñas latas de conservas (atún en escabeche, mejillones, sardinas, etc.), que no se estropean y te dan mayor sensación de haber cenado de verdad.

Espero haberos dado algunos buenos consejillos y ¡a disfrutar de los festivales de verano!

 

El Camino hacia Santiago 5 (2) – Anexo de fotos de Santander 1 de septiembre de 2012

(LEE LA 1a PARTE DE LA CRÓNICA DEDICADA A NUESTRO VIAJE DESDE PALENCIA A COMILLAS, PASANDO POR SANTANDER)



Lo cierto es que la crónica anterior no hace justicia a la ciudad de Santander en lo relativo a las fotos. Como no pudimos ver mucho, os he dejado sin una visión de lo bonita que es, así que he buscado las imágenes que tengo de otros años para que la veais.



Disfrutad 🙂


Santander, Cantabria (Spain)



Santander, Cantabria (España)



Santander, Cantabria (Spain)



Santander, Cantabria (Spain)



Santander, Cantabria (Spain)


LEE  LA  AVENTURA  DESDE  EL  PRINCIPIO:

Capítulo 1 – Un comienzo accidentado

Capítulo 2 – Carretera, manta y… Cagaditas

Capítulo 3 (Primera parte) – Hacia Palencia, una noche movidita (I)

Capítulo 3 (Segunda parte) – Hacia Palencia, una noche movidita (II)

Capítulo 4 (Parte 1) – Palencia la bella no quiere dejarnos marchar

Capítulo 4 (Parte 2) – Anexo de fotos, Palencia

Capítulo 5 (Parte 1) – Palencia, Santander, Comillas… y una noche toledana

O SIGUE LEYENDO:

Capítulo 6 (Parte 1) – Comillas dulce y amarga

 

El Camino hacia Santiago 4 – Palencia la bella no quiere dejarnos marchar 29 de agosto de 2012

Playing cards

Jugando a las cartas en el suelo de la estación




31/julio/2012 – Cuando amaneció el día 31, después de la noche de los aspersores, seguíamos despiertos con nuestra partida de cartas. Noche en blanco. Sin embargo, estábamos faltos de cafeína, comida y bebida, así que nos metimos en la cafetería de la estación de tren en cuanto abrieron. El desayuno nos sentó muy bien, al igual que terminar la partida de cartas y planear el nuevo día.


La planificación, con MG, es ineludible. Ella es la organizada del grupo, mientras Miguel y yo somos un par de aves locas y despreocupadas. Así que se puede decir que nosotros la arrastramos a la aventura, y por eso le gustamos, y ella nos cuida cual mami y es por eso que la necesitamos. Es la que ha previsto que nos dolerá la cabeza y lleva aspirinas, que nos haremos heridas y, por ello, lleva antisépticos y tiritas, que hará sol, y nos presta gorras. MG es la parte práctica y previsora.


Así que, plan del día: ir a la estación de autobuses, dejar las mochilas en una taquilla, mirar los horarios para dejar Palencia e irnos así a Santander a empezar, por fin, el Camino. Y, mientras se hacía la hora de marcharnos, veríamos Palencia de verdad y no apurados, como el día anterior. Y eso hicimos.


Viendo el mapa

Mirando el mapa de Palencia frente a la estación




Si MG es la parte previsora, la mami, Miguel es el guía, el que, esté donde esté, siempre se orienta. Por algo es medio topógrafo. Le encantan los mapas, mirarlos de arriba abajo, estudiarlos. Me encanta cómo los estudia y también cómo de un vistazo se los aprende. Diseñó una ruta por Palencia, nos la señaló en el mapa y no necesitó volver a mirarlo para llevarnos a ver lo más bonito.



Mapa de Palencia

Éste es el mapa que seguimos, en el que salen todos los principales monumentos de Palencia




Primero, cruzamos el parque Jardinillos de la Estación, donde ocurrió lo de los aspersores la noche anterior:



Parque de Jardinillos, Palencia

Éste es el gran palomar que aparece en el mapa, arriba a la izquierda (en el Parque de Jardinillos)




Cruzamos y llegamos junto a la iglesia de San Pablo, donde hay un monumento a los Nazarenos:


Monumento a los nazarenos

Miguel y yo haciendo un poco el memo




Aunque posamos haciendo el tonto junto a ellos, la verdad es que nos gustaron mucho.
Desde allí, seguimos caminando y descendimos hasta llegar a un gran parque, donde comimos un buen bocata de jamón antes de acercarnos al río Carrión a ver el Puente de Puentecillas.



Puente romano de Puentecillas, Palencia. Esas figuras pequeñitas que hay sobre el puente somos MG y yo 🙂




Este puente es uno de los símbolos de la ciudad. Como ponía en la placa que había junto a él: “De origen romano, reformado en el siglo XVI, era lugar de paso de clérigos que acudían al Sotillo de los Canónigos y de los hortelanos que cultivaban a las orillas del río. Actualmente es el paso peatonal hacia el Sotillo”.


Es un lugar muy tranquilo y agradable para pasear. En el río había patos y, aunque era verano y hacía bastante calor, los árboles daban una sombra que se agradecía bastante.


Y, de allí, cómo no, subimos hacia la catedral.



Catedral de Palencia

MG (izda.) y yo (dcha.) frente a la Catedral de Palencia




La Catedral del Palencia es llamada popularmente: la bella desconocida, porque es muy bonita y una de las más grandes de España, pero pocos se pasan por Palencia para verla. Como es una ciudad pequeña y a la que no se le da mucha publicidad, muchos deben pensar que allí no hay mucho que ver, pero nada más lejos de la realidad. Espero que este post ayude aunque sea un poco para demostrarlo.


Después de todo esto, nos quedaba poco tiempo, así que no nos entretuvimos mucho más y volvimos rápidamente a la estación para poder tomar el autobús de las 15h hacia Santander… O eso creíamos.


Al llegar a la estación y sacar nuestras cosas de la taquilla (que por cierto, no era de las que devolvía el dinero), nos llevamos la desagradable sorpresa de que el autobús de las 15h sólo salía los fines de semana… y era miércoles. No tendríamos otro hasta casi las 19h y esto nos suponía un gran problema porque, saliendo a esa hora, íbamos a llegar a Santander demasiado tarde como para buscar alojamiento.


Empezamos a llamar a los albergues que teníamos pensados para ver a qué hora cerraban la recepción y (oh, sorpresa) nos dijeron que ese mismo día los estaban cerrando todos, pero hasta septiembre. ¡Todos los albergues juveniles de Cantabria! Pero, ¿perdón? ¿Cantabria cierra los albergues  precisamente en verano? ¿En agosto? ¿Cuando más caja se hace? Pues eso nos dijo el recepcionista, que los cerraban al público en agosto y los habilitan para niños de campamento. Me quedé a cuadros. No sé cuándo pensarán que viajan los jóvenes si no es en verano (y más en agosto, ahora que muchos alumnos de grado tienen exámenes en julio). En fin.


Empezamos a barajar otras opciones mientras el sueño intentaba apoderarse de mis compañeros. De mí se había apoderado a las 5 de la madrugada y me había sido difícil sacudírmelo. Pero me había tomado un café y me había activado durante la mañana y, sobre todo, ahora tenía que pensar soluciones rápidas. Miguel, sin embargo, cayó como un bendito poco después y no hubo quien lo espabilara hasta una hora más tarde. Era comprensible que pasara en algún momento del día después de haber pasado la noche en vela.



Sueño

Miguel medio dormido en la estación de bus de Palencia




Por otro lado, MG hizo un esfuerzo grande para no dejarme sola y, visto lo de los albergues, empezó a mirar las dos guías que traíamos en busca de un hostal asequible en Santander. Como yo era la única española de las dos (recordemos que ella es belga) me puse a llamar a diestro y siniestro. Todos los hostales eran mucho más caros de lo que ponía en las guías e inasequibles para tres simples estudiantes y recién licenciados en paro.


Barajamos entonces la idea de no dormir en Santander, sino en Comillas, un pueblo a una hora de distancia de la capital cántabra, el cual conozco bien. Estaba segura de que ahí podíamos encontrar algún lugar mejor. Incluso conocía a alguien que quizá nos podría albergar. Llamé para ver si esto último era posible pero no lo fue. Las cosas se ponían cada vez más difíciles. Pero, de todas formas Comillas seguía siendo mejor opción que la capital. ¿La razón? Que al ser un pueblo, a las malas podíamos tirarnos en la playa a dormir sabiendo que todo estaría tranquilo. Así que seguimos pensando.


Lo principal era mirar la combinación de transportes de la que disponíamos. Pasé un buen rato intentando dar con el horario de autobuses de la capital cántabra a nuestro pueblecito a través del móvil, cuando vi que el último transporte saldría esa tarde de Santander a las 21.30h, mientras que si nosotros arrancábamos de Palencia a las 19h más o menos, llegaríamos a la ciudad a las 22h (media hora tarde para ese bus).


La alternativa de irnos ese mismo día a Cantabria, quedaba totalmente descartada. A no ser que optáramos por la opción del tren. Pero costaba 15 euros en lugar de los 6 ó 7 por los que nos podía salir el bus. Lo descartamos también y ya lo único que pudimos hacer fue otro plan: quedarnos en Palencia, irnos al albergue de juventud (al que no habíamos llegado el día anterior) pasar la noche allí y levantarnos bien pronto para salir hacia Santander en el primer autobús del día. Así tendríamos tiempo de sobra para ver la ciudad, ir a Comillas y buscar alojamiento. Pero eso ya es historia de otro post 🙂


Veiled Chameleon
Foto: “Veiled chameleon” de LaertesCTB, cc en Flickr


LEE  LA  AVENTURA  DESDE  EL  PRINCIPIO:

Capítulo 1 – Un comienzo accidentado

Capítulo 2 – Carretera, manta y… Cagaditas

Capítulo 3 (Primera parte) – Hacia Palencia, una noche movidita (I)

Capítulo 3 (Segunda parte) – Hacia Palencia, una noche movidita (II)

O SIGUE LEYENDO:

Capítulo 4 (Segunda parte) – Anexo de fotos, Palencia

Capítulo 5 (Parte 1) – Palencia, Santander, Comillas… y una noche toledana

Capítulo 5 (Parte 2) – Anexo de fotos de Santander

Capítulo 6 (Parte 1) – Comillas dulce y amarga

 

 
A %d blogueros les gusta esto: