La brújula del camaleón

El blog de Lua Soleil – cultura, viajes, fotografía, cine y literatura

Luna Nueva – El crepúsculo de la libertad 18 de noviembre de 2009

Filed under: Comentarios*Cine* — Marga Lua Soleil @ 19:11
Tags: , ,

Una cola enorme, kilos de palomitas rechinando y crujiendo en los dientes de ciento y tantas jovencitas (y no tan jovencitas) murcianas…

Sí, ayer acompañé a una amiga a ver la nueva de Crepúsculo: Luna Nueva… Con un poco de escepticismo tras la cursilada de la primera película y con el estómago ya  hecho a tanto empacho de amor culpable (porque no hay momento en la saga Crepúsculo en el que uno de los dos de la parejita no se esté disculpando por una cosa o por otra). Pero hay que ver primero para opinar, ¿no?.

En general la película no está mal, es fiel al libro y de mejor calidad que la primera, en mi opinión. Los personajes son mucho más cercanos al espectador, aunque no niego que en eso el personaje de Jacob tiene mucho que ver. El actor que lo interpreta, Taylor Lautner, ha resultado ser, a parte de otro mazas fornido (esta chica no puede relacionarse con tíos normales), un chico que transmite muy bien en cámara. Mientras que la inexpresiva Kristen Stewart cada día me parece más sosa (cuando su personaje no es “tan” languido en realidad) (cursi sí, pero eso es otra cosa). En esta saga no acierta en su actuación.

Pero entrando en materia dura… No niego que la saga Crepúsculo constituye una historia entretenida, no una gran lectura, pero algo suficientemente ameno como pasar el rato (no en vano es un fenómeno de masas), pero aún así hay muchas cosas que me han hecho torcer la boca de disgusto en más de una ocasión mientras leía Crepúsculo, Luna Nueva, etc. (en muchas ocasiones en verdad). (Pero hay que leer para conocer…).

 

Me extraña que a nadie le llame la atención la cantidad de valores anticuados, posesivos y sexistas que nos están haciendo tragar con embudo Stephenie Meyer y sus vampiros relamidos. La relación de los protagonistas tiene todo el perfil de una relación enfermiza en la que una persona hace sombra a la otra. Vale, la historia tiene gancho por aquello del amor prohibido y el morbo de la sangre… Pero, ¿por qué nadie se para a analizar un poco a los personajes principales?

Para empezar está Bella, una chica a la que todo el mundo a su alrededor considera una inútil y desvalida doncella. ¿Reconocemos la imagen? Totalmente medieval: la de la típica damisela en apuros que necesita un hombre que, como dice textualmente Edward, la mantenga “a salvo de sí misma” y de los grandes peligros del mundo, como son los vampiros, las motos, los bordillos de las aceras, las piedras del campo, el propio suelo… En pocas palabras, la tratan como si fuera estúpida. Y lo peor es que ella se deja.

Pero a ver, ningún hombre ni niguna otra persona es tan fabulosa como para que la vida de su pareja se reduzca a nada para estar con ella. Edward será muy maravilloso, escultural y perfecto pero, en cuanto él aparece, esta chica deja de tener vida propia. Toda su vida es Edward. la gente de su alrededor le da igual y podría prescindir hasta de sus padres si él se lo pidiera. De hecho, para estar con él tiene que morir y dejar toda su vida y lo que hay en ella de lado para siempre. ¿Hay renuncia mayor? ¿Hay una posesividad mayor que ésta? Pensémoslo… Estar con Edward significa no ser nadie… Nadie más que la señora de Cullen. Y me tenéis que perdonar pero creía que las mujeres ya habíamos superado esto hace al menos un siglo.

 

Edward es el perfil de chico posesivo y controlador. Su paternalismo, de verdad, me da náuseas. Resulta que en Luna Nueva decide (él solito) que él es malo para Bella (cosa que debería decidir ella, no él) y se va y la deja tirada… ¡Bueno, qué perfecto caso de Maquiavelo! Sí, sí, “el fin justifica los medios”  Y aquí el fin es el bien de Bella, ¿no? Pues entonces no le importa hacerle la puñeta yéndose con tal de llegar al fin que él decide que es correcto (o sea, que Bella esté a salvo y que haga una vida normal, bla, bla). Pero, ¿alguien tiene en cuenta en algún momento qué es lo que quiere Bella? El chico hace lo que se le antoja con ella y encima ella siempre estará ahí para aguantarlo: que decide que se va, pues se va, que decide que vuelve, ¡ah!, pues vuelve, si total, Bella no se queja, siempre lo entiende todo. 

Pero es que si, en teoría, Edward quiere lo mejor para Bella, que la deje hacer lo que quiera con su vida, y que no se comporte como su padre. “No hagas esto”, “no saltes”, “Para”, “no puedes valerte por ti misma”… Con razón la chica que estaba a mi lado en el cine dijo: “¡Pero bueno! Es que este chico no le deja hacer nada!”. Exacto. Bella hace lo que él quiere y no hace lo que él no quiere (él decide que tiene que ir al baile, pues ella va; a ella le da fobia el matrimonio, da igual porque Edward se saldrá con la suya… Es así).

Y luego, resulta que Edward, El Perfecto, decide sin consultar a nadie que a parte de irsa va a desaparecer y que sea como si nunca hubiera existido. Y la deja sin fotos y sin los regalos que le hizo. Pero, ¿quién es este chico para decidir que la deja sin recuerdos? Irse es cosa de él, pero los recuerdos son de ella.

Pero lo peor es que Bella está tan enamorada… o más bien, tan obsesionada que traga con todo, porque, claro, Edward es tan perfecto que él tiene la razón… Ella es la patosa, la inútil, la poca cosa, la que no es merecedora de que ÉL se haya fijado en una niña tan poco atractiva como ella se cree. En serio, es preocupante… Este perfil coincide con el de las mujeres que, muchas veces sin darse cuenta, caen en manos de chicos absorbentes y posesivos que las cohiben y las reducen hasta que se encuentran en una situación de maltrato psicológico.  

Pero las chicas que han leído y han adorado esta historia se lo han tragado todo, como Bella. Porque se identifican con el personaje. Han aceptado las ideas retrógradas de Stephenie Meyer en cuanto a lo que es el amor, la pareja y la vida. Y de repente, chicas que conozco y que veo que son para todo independientes, trabajadoras, mujeres de su tiempo, etc., luego resulta que se derretirían por un Edward que las “protegiera” (o que las poseyera, mejor dicho). O sea, en el fondo, ¿qué? Muy echadas para adelante pero, ¿lo único que quieren todas las chicas es casarse y tener un maridito perfecto por el que dejarlo todo?

Qué decepción. Y qué pena. En fin. Yo sigo pensando que que a mí no me tiene que mantener ni proteger nadie. Y si pensar en tener un compañero de vida más que un novio perfecto, controlador y sobreprotector es poco romántico… Bueno, allá las demás, yo soy así.

Anuncios
 

9 Responses to “Luna Nueva – El crepúsculo de la libertad”

  1. Bueno, te he contestado en Somos Periodismo, pero te lo dejo aquí también: coincido plenamente en el análisis de la película. Bella es la chica más dependiente del universo y me sorprende muchísimo que haya quien se identifique con ella. Qué decepción y qué pena, tú lo has dicho.

    PD: Cuando le dice al final lo de casarse toda la sala (era un pase de prensa, no había muchas fans) se empezó a descojonar.

  2. labrujuladelcamaleon Says:

    jaja, sii, de hecho te lo he puesto en tu blog antes de leer esto! La pobre declaración… que además la cortan al segundo y queda fatal!! Pero… bueno, las chicas gritaban, algo tendrá la declaración (¿?) (bueno, como digo en la crítica… será que todas tienen como deseo máximo pillar un tío… )
    Gracias por comentar! Mañana publicaré de nuevo en Somos… a ver qué se me ocurre, 😀

  3. Gema Says:

    Pero si es que la escritora es mormona…y va dejando caer “sútilmente” su forma de ver la vida.

    • labrujuladelcamaleon Says:

      si…, por eso no hay nada que hacer.
      Pero lo que me extraña es que haya tant@s fans y nadie se dé cuenta de estos hechos… Será que consideran a Edward el vampiro de sus vidas… y como le puede pasar a cualquiera, se “enamoran” del hechizo de Stephenie Meyer y se quedan cieg@s ante las evidencias…

  4. Mary Says:

    Completamente a tu favor, la critica es estupenda, refleja de forma tan clara las ideas que tengo en torno a esta historia,

    Es una tristeza que este tipo de material sea tan famoso, y este causando un revuelo entre nuestra juventud. porque deja de forma clara y latente el poco criterio de esas millones de fans, que no ven mas haya de un rostro y cuerpo perfecto (que es el unico atractivo que le veo a edward cullen). la superficialidad siempre ha sido un talon de aquiles…

    creo que no nos haria nada mal, no solo leer superficialmente las historias, sino hacer una critica profunda de ellas, porque seguir este tipo de escritura que promueve la vejacion de la mujer de forma tan claro, nos deja muy mal paradas al sexo femenino.

    • labrujuladelcamaleon Says:

      Estoy de acuerdo. Pero es que lo peor es que la chicas jóvenes interioricen estos valores y que después crean que el amor es así, que es verdad que una tiene que dejarlo todo porque a su novio se le antoje. Que está bien no pasar tiempo con nadie más que con él o que tu carrera ya no importe tanto porque está él.
      En estos momentos estoy pasando una situación difícil con una amiga que está en clara situación de maltrato psicológico pero esa obsesión de él por ella pasa tanto por “amor edwardiano” que es casi imposible abrirle los ojos. ¿Y cómo lo vas a hacer, con qué derecho, si ella está tan enamorada?
      Pero ahí está el fallo, en la educación. Una niña dulce, cariños y alegre ha caído en manos de una persona que cree que él debería ser el centro de su vida… y cualquier cosa que quede fuera de ellos dos no importa.

      Para evitar caer en redes de tipos así no podemos estar saturándonos de películas supuestamente románticas que nos dejen continuamente el mensaje de “pobrecita, es que tú eres la inútil”, “¿qué harías si no estuviera aquí tu hombre, tu Edward, para salvarte? ¿Qué sería de ti?” Y luego cosas tan injustas como: “Es que si me dejaras sería capaz de cualquier cosa…” Esto se crea o no, es una amenaza! La persona que lo oye se siente inmediatamente culpable sin haber pensado nunca en el hecho de dejarle… Pero las cosas él ya las ha dejado claras: “Que sepas que tú no me dejas, y si lo haces, las consecuencias serán culpa tuya”.

      En fin, pienso tantas cosas de este tema que casi tendría que hacer otra crónica… Pero el meollo está ahí, en dar a nuestras chicas una inteligencia emocional suficiente como para reconocer la situación y ser capaces de decir “eh, hasta aquí llegó el agua, eres un absorbente y un posesivo y no te lo voy a tolerar. Si me quisieras de verdad me dejarías ser libre, ser yo”.
      Como decía una antigua canción: “me enamoré de un ruiseñor y quise cortarle las alas para que fuera mío. Pero si le corto las alas ya no sería un ruiseñor, y yo amo al ruiseñor”.
      En definitiva: Si amas a alguien déjalo volar, si vuelve a ti, es que tienes su amor, si no, es que su amor nunca fue tuyo. Ser posesivo no tiene sentido para nada.

      Gracias por comentar, Mary!!

  5. Carolina Angus Says:

    Me encanto tu analisis … yo lei crepusculo esperando que sea algo mas parecido a Anne Rice .. y la verdad que me lleve una decepcion terrible.
    Sin embargo, creo que la historia de Meyer no dista demasiado de las historias de la bella durmiente, blancanieves y demas clasicos de disney, al fin y al cabo la mayoria de las nenas quieren ser princesas con sus respectivos principes y carruajes etc.. es lo que ven en todos lados. Creo que muchas de nosotras miramos las producciones de disney o nos compraron una muñeca Barby raquitica alguna vez en la vida.
    el problema va desde mucho mas atras creo yo. Nos creemos mujeres que superaron las ideas retrogradas y sin embargo le compramos a nuestros hijos un autito y a nuestras hijas una muñeca…( no porque queramos .. sino poque ellos los piden y les gusta).
    Por esa razon no se si esta bien usar el termino “inculcar” , porque hace un monton de años que estan las princesas desprotegidas, las barbys raquiticas y demas cosas rosas para nenas y siguen, sin embargo, proliferando las ideas en contra del sexismo, la violencia de genero y demas, hoy en dia mas que nunca.
    La diferencia radica en que ahora si tenemos la opcion de ser unas doblegadas por nuestros maridos o unas mujeres independientes … inclusive las dos cosas si queremos¡¡. y eso es lo que hay que rescatar de que existan cosas como estas por mas sexistas o misoginas que sean.
    De ultima, los libros de esta saga sirvieron para iniciar a un monton de jovencitas a la lectura y eso nunca esta mal, puede que adopten esas ideas como puede que no, eso ya es cuestion de cada una.
    En fin, me encanto el analisis creo que hace falta mas gente que analice las cosas que se leen. Es imprecindible que se haga .. sino no tiene gracia leer por leer.

  6. labrujuladelcamaleon Says:

    ¡Gracias, Carolina!!
    Sí, es verdad que casi todas hemos tenido Barbies y hemos visto películas de princesas y de vez en cuando, por qué no, hemos fantaseado con serlo (no se puede ser siempre una “superwoman”, ¿no?), la cuestión, coincido contigo, está en educar bien a niños y niñas para que cuando se encuentren con una obra como el de Meyer se den cuenta de que es un culebrón rosa y machista. Hemos mejorado mucho en esta sociedad occidental nuestra en cuanto a la igualdad pero aún queda mucho por hacer, sobre todo (y no lo digo porque sea europea, ya que he vivido en América Latina y es una región del mundo que adoro) en America Latina. Sé que alguna sois de por allí y me gustaría que me contárais cómo son las cosas para vuestras amigas, conocidas o para vosotras mismas. Yo he vivido y conocido en España situaciones que no parecen posibles en el S.XXI, pero… bueno, a veces nos encontramos con hombres educados aún “a la vieja usanza” (o lo que es lo mismo, en el machismo, la posesividad y hasta el maltrato emocional y físico).

    Pero, bueno, como entiendo que tú dices, Carolina, no hay que acusar a quien viste a su niña de rosa y a su nene de azul y esas cosas, lo que hay que hacer es educar bien, en la igualdad y el respeto. Eso es lo que cuenta. Las muñecas o los libros sólo son una parte.

    Y en cuanto a si Crepúsculo ha ayudado a leer o a leer más a mucha gente, yo me alegro, ¡siempre es bueno saber que la gente sigue leyendo!
    Aunque no negaré que me gustaría pensar que esas personas no han continuado su aventura lectora con las miles de copias de vampiros rosas que han seguido a Crepúsculo (cuyas traducciones además están muy mal hechas y eso perjudica más que ayuda a lenguaje de los lectores), sino con obras mejor hechas de fantasía o de otro género. Sería lo más sano en mi opinión.

    En fin, ¡gracias por compartir tu opinión aquí, Carolina! Y me alegro de que te gustara la crítica. Espero volver a verte por aquí. Un abrazo.

    • Nico Says:

      Coincido con ustedes chicas…lamentablemente creo que tanta publicidad a este tipo de novelas vacias y carentes de conceptos, no es casualidad. Mucha gente lee, es cierto, por primera vez libros como estos, pero no tienen la oportunidad de leer otras cosas por falta de conocimientos…
      Por otra parte, volviendo al tema de la igualdad, creo que el problema es aun mayor de lo que pensas. Si crees (no digo que por ser europea, talvez asi sea) que en el antiguo continente avanzaron algo, estas un tanto lejos de la realidad… La discrimminasion y el rasismo son moneda corriente por tus tierras ( no lo digo solo por hablar, sino con experiencias propias) y no solo con latinos o muzulmanes…
      Ojala tu estadia en America latina te haya sido grata, creo que aunque se esta en una situacion mucho mas delicada de la que otros padecen, se conservan algunos valores..
      En fin, saludos, y espero que mejore el pensamiento general de la sociedad; tanto europea como americana.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s