La brújula del camaleón

El blog de Lua Soleil – cultura, viajes, fotografía, cine y literatura

¡Silencio, silencio! 2 de noviembre de 2007

Filed under: Comentarios*Literatura* — Marga Lua Soleil @ 18:14


<<Entonces, y en tanto que los que creen vivir acudían a la mansión que presumen de los muertos, yo comencé a pasear con toda la devoción y recogimiento de que soy capaz las calles del grande osario.

[…] Pero ya anochecía, y también era hora de retiro para mí. Tendí una última ojeada sobre el vasto cementerio. Olía a muerte próxima. Los perros ladraban con aquel aullido prolongado, intérprete de su instinto agorero; el gran coloso, la inmensa capital, toda ella se removía como un moribundo que tantea la ropa; entonces no vi más que un gran sepulcro: una inmensa lápida se disponía a cubrirle como una ancha tumba.

No había aquí yace todavía; el escultor no quería mentir; pero los nombres del difunto saltaban a la vista ya distintivamente delineados.

¡Fuera, exclamé, la horrible pesadilla, fuera! ¡Libertad! ¡Constitución! ¡Tres veces! ¡Opinión nacional! ¡Emigración! ¡Vergüenza! ¡Discordia! Todas estas palabras parecían repetirme a un tiempo los últimos ecos del clamor general de las campanas del día de Difuntos de 1836.

Una nube sombría lo envolvió todo. Era la noche. El frío de la noche helaba mis venas. Quise salir violentamente del horrible cementerio. Quise refugiarme en mi propio corazón, lleno no ha mucho de vida, de ilusiones, de deseos.

¡Santo cielo! También otro cementerio. Mi corazón no es más que otro sepulcro. ¿Qué dice? Leamos. ¿Quién ha muerto en él? ¡Espantoso letrero!

¡Aquí yace la esperanza!!

¡Silencio, silencio!!! >>

(Mariano José de Larra, fragmento de su artículo Día de Difuntos de 1836: Fígaro en el cementerio, publicado en El Español el 2 de noviembre de 1836).

Foto realizada por Hermano Gris, (Fuente: Flickr)

Foto realizada por Hermano Gris. Fuente: Flickr

En este día, 2 de noviembre de 2007, he querido recordar uno de los textos más célebres del magnífico escritor que fue Mariano José de Larra, famoso por su prosa periodística, talento que le dio un lugar de honor en la literatura española.

Ya me fascinó este artículo allá en el colegio cuando me lo presentaron por primera vez y desde entonces, cada vez que lo leo consigue inspirarme de la misma forma que lo hizo entonces. Larra logra transmitir toda su angustia y su rabia por la situación de España a través de su pluma. Su agonía interior y su tristeza quedan patentes en este relato crítico y perturbador que nos contagia esos sentimientos paulatinamente, exaltándonos poco a poco y envolviéndonos en una atmósfera gris y agustiosa sin que nos demos cuenta hasta llegar al final.

Para mí, es un honor compartir profesión con personas tan talentosas como Larra, de las que tanto podemos aprender los que aún estamos empezando.
Todo un honor.

Anuncios
 

2 Responses to “¡Silencio, silencio!”

  1. MIRIAM CÁNOVAS ANDREO Says:

    ¡Hola Marga!
    A mi también me ha fascinado el relato de Larra; tiene una gran carga emotiva que te hace sentir en tus propias carnes cada palabra que escribe.
    Un beso

  2. Mario Oñat G. Says:

    ¿Qué tal, Bruja de Más Allá del Mar?
    Guau, veo que te has metido de lleno en el mundo de la literatura…yo aquí te dedico un microsegundo de sinapsis neuronal para dejarte un comentario en tu blog y felicitarte por tus escritos, que como siempre me sacan un momento d elos huesos, ligamentos, proteínas, problemas de salud pública y amores no correspondidos…
    Un abrazo. Te llamaré esta semana


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s