La brújula del camaleón

El blog de Lua Soleil – cultura, viajes, fotografía, cine y literatura

Pardon me, but your teeth are in my neck!! 30 de octubre de 2007


Como no podía ser de otra manera, qué menos que celebrar la víspera de Halloween siguiendo con la temática vampírica y rememorando una de las películas más divertidas que recuerdo sobre estos fascinantes seres de la noche: El Baile de los Vampiros (1967), de Roman Polanski.

La película se rodó en una época en la que la productora Hammer vivía un momento de esplendor con el lanzamiento de aclamadas películas de terror como La maldición de Frankenstein (1957), Drácula (1958) y La momia (1959), así que El baile de los vampiros surgió como una parodia a ese cine y como un espléndido homenaje a la vez.

Los protagonistas: el profesor Abronsius (Jack McGowran) y su ayudante Alfred (interpretado por el propio Polanski) constituyen una pareja de ineptos cazadores de vampiros que viajan al país del conde Drácula para acabar con la maldición de estos seres chupasangre a pesar de que les fascinan. Sólo que en este caso, el conde Drácula es en realidad el conde von Krolok.

Cierto es que ésta no es una de las películas mejor valoradas de Roman Polanski, pero reconozco que me ha fascinado desde pequeñita (creo que la primera vez que la vi tendría unos cinco años… ¡y eso que era de vampiros!). Es original, sobre todo en lo referente a los personajes, que son llamativos en todos los sentidos (el profesor flaucho y chiflado, el ayudante miedoso, el vampiro homosexual, la chica inocente pero explosiva, el conde sediento pero educado…)

(Aquí lo vemos más sediento que educado… ejem)

El uso de la cámara rápida para acentuar los movimientos temblorosos del escuálido cuerpo del profesor es genial. Y lo que me encanta es el aspecto de los vampiros: hermosos, aterradores y decadentes al mismo tiempo. Eso está muy, muy conseguido.
Los decorados son inquietantes y espléndidos, con lo que consigue una puesta en escena impactante y muy atractiva.
Y otro de los puntos fuertes es la música (compuesta por Christopher Komeda). Ahí va la prueba:

Lo de la conversión del león en vampiro siempre me hace sonreír. ¡Pero lo de las gotas de sangre me pone muy nerviosa, jaja! Cayendo y cayendo con esa parsimonia, ¡ahh!
Por cierto, es genial cuando en el minuto 1:37 pone: “Fangs by: Dr. Ludwig Von Krankheit” (Colmillos por: el doctor Ludwig). Me hace gracia. ¡Sobre todo porque Ludwig también me suena a un nombre típico para un vampiro!

Para terminar, he de recomendaros que aprovechéis para verla en cuanto podáis (y, si os gusta, me lo contáis, =] ).
También os dejo con algún dato curioso y con una de mis escenas favoritas.

Datos curiosos:
– El personaje de Sarah, el objeto de amor de Alfred (Roman Polanski), es interpret
ado por Sharon Tate, actriz que un año después contrajo matrimonio con el director polaco.
– El título original de la película es: “The Fearless Vampire Killers or Pardon me, but your teeths are in my neck” que viene a ser: Los temerarios asesinos de vampiros o Perdone, pero sus dientes están en mi cuello.
El baile de los vampiros fue la primera película en color que rodó Polanski y la cuarta
en su filmografía.

Mi escena. Siento no haberla encontrado es español, pero de todas formas es hilarante. ¡Disfrutadla!

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s